El Senado aprobó la "ley de blanqueo de capitales".

La Cámara alta provincial sancionó hoy la ley de repatriación de dinero no declarado, impulsada y sostenida desde el oficialismo. La concreción llegó luego de varios intentos del Gobernador Scioli por establecer un nuevo régimen de crédito fiscal con el fin de atraer nuevas inversiones
La iniciativa, que desde su presentación fue llamada "ley de blanqueo de capitales" cuando la administración provincial la presentó en sintonía al Congreso que sancionó la normativa que liberó el ingreso de fondos del exterior, crea un crédito fiscal del 1% del total de las inversiones en construcción de inmuebles, finalización o inicio de obras; proyectos inmobiliarios, agroganaderos, industriales, de turismo y de servicios.

Los fondos deberán canalizarse en el Banco Provincia, y el total de las exenciones será por 250 millones.

A la hora de fundamentar la iniciativa, el legislador oficialista Patricio García, explicó que la intención del gobierno de "impulsar la reorganización de inversiones" se motiva en la desaceleración económica mundial" de la cual "no está ajena la Argentina".

El proyecto contó con el apoyo de los senadores del PRO disidente, en tanto, se opusieron a la sanción los bloques de la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical. Desde el radicalismo, el titular del bloque, Jesús Porrúa, sostuvo que el proyecto se presenta como una medida "de incentivación" pero tiene más que ver "con un blanqueo" de capitales.

"El proyecto es igual a la ley de blanqueo (a la sancionada por el Congreso Nacional) y hoy se presenta como un régimen de promoción industrial", resaltó.

Por su parte, el titular del bloque de la CC, Javier Mor Roig, admitió que la iniciativa del Ejecutivo fue presentada al Parlamento provincial "con una redacción confusa" que persigue "objetivos políticos confusos. Además, admitió que a partir de la normativa "no sabemos si es o no un blanqueo".

Comentá la nota