El Senado aprobaría esta semana en sesión especial el plan de viviendas

Nadie parece estar muy convencido, pero lo más probable es que la ley de Vivienda se apruebe el martes en el Senado. Debido a que no hubo consenso para pedir el despacho ya que se pretendía un debate con mayor profundidad, el oficialismo pidió una sesión especial para las 9 de la mañana -antes de la sesión ordinaria- con el objetivo de tratar "exclusiva y urgentemente" la conflictiva ley.
Cobistas y radicales siguen sin estar de acuerdo con el proyecto que tiene sanción de Diputados ya que insisten en que implicará un empréstito que la provincia deberá afrontar durante unos 20 años.

Además, creen que el justicialismo está abusando de las sesiones especiales y que apura el tratamiento para aprobar una importante ley (los votos estarían asegurados) sin el consenso ni el debate necesarios, algo que, al menos en el último caso, sí se dio en la Cámara Baja.

Aunque desde el oficialismo evitan posiciones triunfalistas, lo cierto es que la sesión ha sido pedida para conseguir la norma sin más dilaciones. Por los carriles normales, el proyecto hubiera sido tratado recién la próxima semana porque en la última sesión se había pedido su debate en comisiones.

"Necesitamos, de manera urgente, aprobar la ley para llevarla a la Nación y que nos autoricen los fondos (de la Anses para construir casas) antes de que se los lleven otras provincias", expresó el senador Luis Ruzo -presidente de la bancada oficial que, así, justificó la decisión de pedir la sesión especial.

Para allanar el camino, el justicialismo pidió dictámenes sobre el planteo de endeudamiento a la Fiscalía de Estado y a la Asesoría de Gobierno. Hoy, los legisladores tendrán la oportunidad de evaluar dichos informes. "Quiero demostrar que no hay endeudamiento porque eso es lo que ha planteado la oposición", razonó Ruzo.

El legislador también pretende echar por tierra los argumentos de que la ley ha sido mal aprobada en Diputados debido a que las normas que implican deuda para la provincia requieren de la aprobación con los dos tercios y no por mayoría simple como sucedió en la Cámara baja hace dos semanas. Dirimir esa cuestión es vital ya que, de lo contrario, los integrantes del Frente Cívico Federal podrían plantear la inconstitucionalidad de la ley tras ser aprobada.

Por lo demás, el oficialismo podría contar con los votos de los cuatro senadores del Eje Peronista que responden al sanrafelino Omar Félix. Desde allí, entienden que la necesidad de vivienda es ineludible y que el Sur es uno de los sectores más afectados.

"La idea es apoyar", sostuvo el presidente de ese bloque, Germán Gómez. Consciente del poder de decisión de su bloque (en una votación reñida), el senador aseguró que no lo harán con los ojos cerrados y que analizarán el proyecto detenidamente antes de emitir sy voto.

También dejan oír sus dudas respecto del proyecto y están preocupados por la situación financiera que podría vivir la provincia a causa de conseguir fondos para construir casas. Es que los legisladores del bloque de Félix no están seguros de que la ley sea buena pero, al mismo tiempo, se sienten presionados por los intendentes del Sur que piden a gritos dinero para viviendas.

Como sucedió en Diputados, los demócratas van a apoyar la ley, sobre todo porque en el articulado viene incluido un punto redactado por el PD que pide un fondo especial para construir viviendas sociales y rurales. "Estamos decididos a aprobarlo", afirmó Carlos Aguinaga, presidente de ese bloque, y agregó que su propuesta para apuntalar la construcción de viviendas para clase media será presentada como un proyecto aparte para evitar dilaciones con esta ley.

El cobista Aníbal Rodríguez mantuvo la posición de su bloque de que la norma implica un "endeudamiento muy caro y sin garantías" pero, además, mostró su malestar por el apuro en tratar la ley el martes.

"El expediente ha sido mal tratado en Diputados pero va a salir porque los votos están. Creo que una ley que endeuda a los mendocinos por más de $ 600 millones debería aprobarse por consenso y no por presión", aseveró.

Mauricio Suárez, presidente de la bancada radical, coincidió con Rodríguez al afirmar que se pretende un "tratamiento a las apuradas" de un proyecto que implica un empréstito. Suárez compara la movida con el bono Aconcagua (emitido por Lafalla) que todavía se está pagando a pesar de los desequilibrios económicos y financieros de la provincia.

Comentá la nota