El SEMPRE no pone un peso para una operación esencial

Silvia Lucía Dileva es empleada en una posta sanitaria. Es diabética. Hace 20 años que trabaja y hace el aporte a la obra social del Estado, el SEMPRE. Quiere seguir trabajando, pero cada día se le vuelve más complicado porque los problemas en la vista le han ido modificando su vida cotidiana.
Todo podría resolverse con una operación, que ya fue recomendada por los profesionales médicos. Pero el SEMPRE no sólo no quiere solventar un peso de esa intervención quirúrgica, sino que además tampoco es capaz de renovarle un préstamo para que la mujer afronte los $ 4.000 que le cuesta solucionar ese problema de salud.

Dileva, administrativa en la posta de Villa Germinal, cuenta a El Diario que simplemente está reclamando lo que le corresponde. Y a las apuradas sugiere una cuenta: cuántas operaciones podría cubrir con el dinero que a lo largo de los años le aportó a la obra social.

Su enfermedad -además de ser diabética padece hipertensión- la obliga a la adquisición de costosos medicamentos. Y también tiene que usar, según la receta del médico, dos anteojos distintos: unos para ver de lejos, otros para ver de cerca. Pero además eso le genera constantes dificultades, porque trabaja cotidianamente en una computadora, pero a su vez tiene que levantarse para atender gente.

También se ve en problemas cuando llueve, porque los anteojos se le mojan. Intentó con descartables, que valen $ 45 y duran unos 10 días, aunque ella los hace “rendir más”, poniéndole algunas gotas, aunque la perjudican.

“Yo tengo 50 años y tengo ganas de trabajar; soy sola, tengo un hijo que estudia, un nieto a cargo. Y no puedo creer que habiendo trabajado 20 años, aportando a la obra social en la que me obligan a estar, el SEMPRE no pueda cubrir esto. Me atan de manos, porque con el sueldo que gano no puedo afrontar todo esto”, dice Silvia Dileva.

La solución que ella misma aportó fue que al menos le renovaran un préstamo. “Directamente la respuesta es no”, le anticipó una empleada del SEMPRE que le recibió en mano una nota dirigida al presidente del Instituto de Seguridad Social, Miguel Tavella. Eso pese a que el descuento para el pago de los créditos se hace automáticamente.

Comentá la nota