Dos semanas de acampe y una contrapropuesta sin respuesta

Los pequeños productores aborígenes se movilizaron ayer hasta la Legislatura para solicitar información

acerca del destino del Fondo Nacional Algodonero de $35 millones, el cual llegaría en los próximos días.

Tras la propuesta del Gobierno y la contrapropuesta de los pequeños productores aborígenes del interior de la provincia, ayer se cumplieron dos semanas de permanencia en el acampe de la Plaza 25 de Mayo, sin tener todavía respuestas a sus reclamos. Asimismo, por la tarde, se movilizaron hacia la Legislatura para solicitar información acerca del destino de $35 millones correspondiente al Fondo Algodonero Nacional, el que llegaría en estos días. Sin embargo, una de las respuestas que esperan recibir es cuánto de este dinero les correspondería a las organizaciones que mantienen el acampe. Mientras que las negociaciones se dilatan, la preocupación de los productores gira en torno al tiempo perdido, teniendo en cuenta que el plazo que resta para preparar la tierra y sembrar 2 mil hectáreas es de 30 días.

La propuesta

del gobierno

Según informaron en un comunicado de prensa, el sábado pasado los interlocutores del Gobierno acercaron la propuesta oficial a 36 delegados de las distintas localidades de la Unión Campesina, la Comisión Zonal de Tierras, la Asociación Cacique Taigoyic y la CCC.

Al explicar cada uno de los puntos, los funcionarios resaltaron el gran esfuerzo que realiza el Gobierno en medio de la crisis para poder dar respuestas a todos.

Sin embargo, este sacrificio no alcanza para los manifestantes ya que, como señalaron, faltaron muchos puntos requeridos o se limitaron las cantidades de las mismas, y en otros temas realizaron ofertas «inaceptables».

Explicaron, además, que las propuestas en relación a la construcción de viviendas se limitaron a garantizar la continuidad de la primera etapa de los más de 600 contratos, cumplir con la entrega de materiales que habían incumplido, sin hablar de la prosecución de las mismas como estaba acordado con el gobernador.

Asimismo, en relación a la producción no habían contemplado a los campesinos que no son de la zona de Pampa del Indio, y en cuanto a las maquinarias y tractores proponen sólo uno y en comodato, para luego ser traspasado a «consorcios de producción».

Con respecto a la dramática situación por la falta de agua, resaltaron que fueron absolutamente limitados a la reparación de algunos molinos y la colocación de cuatro tanques en Castelli para un barrio de más de 10 mil habitantes que tiene sólo doce canillas públicas. En relación al tema de tierras se lindaron como hace diez meses a proponer un relevamiento de las necesidades.

La contrapropuesta

Asimismo, el lunes luego de consultas en cada una de las asambleas, se volvió a reunir la mesa de delegados, y se elaboró una propuesta ajustada a las necesidades y a las conversaciones previas con el Gobierno, que fue entregada durante la noche.

En este aspecto explicaron que el apoyo requerido para la producción de 2 mil hectáreas de algodón por parte de mil familias costaría al Gobierno unos $500 mil, y produciría por un valor de $5 millones, los que se volcarían al pueblo. Si igual apoyo se diera a los 15 mil pequeños campesinos chaqueños significaría la suma de $7.5 millones para producir unas 30 mil hectáreas. Si el Fondo Algodonero se destina a ello, quedaría disponible todavía la suma de $27.5 millones para el precio sostén. «Pero nada se sabe de los destinos anteriores del mismo y por lo que se ve en la dureza del Gobierno, tampoco se sabe cual será su destino actual. Las organizaciones no están dispuestas a que se les quiera hacer pagar una crisis que no produjo, y que los fondos nacionales y provinciales se manejen a antojo de los gobernantes como en los $600 millones para el fútbol», sostuvieron.

La contrapropuesta presentada al Gobierno contiene siete puntos bien detallados acerca de los requerimientos en cuanto a viviendas, desarrollo rural y social, agua, colonización e infraestructura, donde se ratifican los puntos comprometidos anteriormente y se agregan otros nuevos.

Por último resaltaron que «causó sorpresa, mucho desagrado e incomprensión la actitud del gobernador de ir a Pampa del Indio para firmar el acuerdo allá, sin esperar respuestas y siendo que los que plantearon las demandas acampan frente a Casa de Gobierno hace doce días, y caminaron 220 kilómetros para llegar hasta Resistencia por las promesas incumplidas y su falta de presencia en la zona».

Comentá la nota