La semana próxima llega agua del Mari Menuco

Damiani, el titular del EPAS, anunció que a fines de enero se inyectará en la red.
NEUQUÉN (AN).- El presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Nelson Damiani, afirmó ayer que la semana próxima el canal Mari Menuco transportará agua por primera vez hasta esta capital. Será en el contexto de pruebas que se están haciendo para calibrar su funcionamiento. En principio, a los domicilios el abastecimiento de agua potable podría darse en enero próximo.

"Para fines de enero es probable que agua transportada por el canal multipropósito ya se pueda inyectar a la red", informó el titular de la empresa provincial.

Poco después, de forma pública, Damiani invitó al gobernador Jorge Sapag a presenciar el arribo del líquido a esta ciudad, durante las primeras pruebas que permitirán la depuración de la traza de unos 47 kilómetros que vincula la capital con el lago.

"Para nosotros fines de enero implica que ya haya pasado el verano", se lamentó Damiani, que de todos modos estableció que los plazos de la obra prevén que para esa fecha sea "probable" que se pueda comenzar a inyectar agua potable en los barrios del oeste de la capital.

La prueba a la que hizo mención de forma exultante, tendrá lugar en la planta de tratamiento que se está construyendo detrás del barrio Nueva Esperanza, sobre la zona de mesetas que caracteriza el actual extrarradio de esta ciudad, lugar por donde entrará el líquido a la capital.

"Si Dios quiere en los próximos meses va a estar resuelto el problema del agua", agregó Sapag, que participó de la entrega al EPAS de un equipo de perforación que permitirá proveer agua de pozo a parajes rurales, crianceros y escuelas que tengan problemas para acceder al abastecimiento (ver aparte).

Este año, la demora en la finalización del canal, no se sintió todavía, acaso por las bajas e inusuales temperaturas que están caracterizando los últimos dos meses, un escenario que podría cambiar de la noche a la mañana, y cuando podrían presentarse el rosario de quejas que suele darse con la conjunción de falta de agua y calor.

Cuando esté finalizada, la obra, que tiene un costo cercano a los 300 millones de pesos, ofrecerá la posibilidad de abastecer a cerca de un millón de habitantes. También posibilitará el riego a unas 30.000 hectáreas que podrán ponerse en producción. Además de la capital, los problemas deberían solucionarse en Plottier, Centenario y Vista Alegre.

Según lo que informó el titular del EPAS, ahora "se está limpiando el canal".

Comentá la nota