Top Ten de la Semana

1) Juan Manuel Pettigiani (Sólo de día)

2) Vilma Baragiola (El silencio, ¿es salud?)

3) José Reynaldo Cano (Con el Tramontina en la boca)

4) Valeria Méndez (En problemas)

5) El MARFICI (Lo hicimos de nuevo)

6) Mariano Pérez Rojas (Ética y caja)

7) Ariel Ciano (A Cancún y sin gripe)

8) Tato Serebrinsky (Maltrecho)

9) Luis Farías (Cambia, nada cambia)

10) Eduardo Ullúa (Marche preso)

1) Juan Manuel Pettigiani (Sólo de día)

El ex fiscal general adjunto, ex fiscal de Delitos Económicos y hoy fiscal federal ante el TOF sostiene que allanar de noche está feo, que no está contemplado por la Señora Magna. ¿Será que tan grandotes y de pelo en pecho no habremos superado el miedo al hombre de la bolsa, o que hay gente buscando con lupa donde sea para dejar que los chicos malos sigan engordando el alucinante negocito?

2) Vilma Baragiola (El silencio, ¿es salud?)

La socia del silencio de Perogrullo no dice ni mú sobre las candidaturas testimoniales. Su partido, la UCR, se expresa en contra; los ediles locales (Abad-Maiorano) reclaman en la justicia por la candidatura del lord mayor a senador por la Quinta Sección. Pero ella ha cerrado la boquita, no sea cosa que entren canelones de más o salgan frases inconvenientes.

3) José Reynaldo Cano (Con el Tramontina en la boca)

Volvió a la política de la manito de Perogrullo, y así fue presentado como la octava maravilla de Acción Marplatense. Ahora parece que va por el propio intendente que lo hizo funcionario: lidera una movida de jerárquicos municipales que amenazan con ir a la Justicia a denunciar irregularidades varias.

4) Valeria Méndez (En problemas)

La namberchú del EMTUR está al hornillo con papas noisette. Su papi de 63 años, Oscar Modesto, ingresó de modo trucho a la planta municipal. Al ver a su papito arrinconado por denuncia, ella llora por los rincones y dice en su descargo que sólo quería ayudar. ¿Y si alguna vez ayudamos con el bolsillo propio y no con el de los contribuyentes?

5) El MARFICI (Lo hicimos de nuevo)

El festival de cine independiente hecho por marplatenses, que nació bajo amenaza de muerte por el poder omnipresente del coruñés multidepredador, cerró con éxito su quinta edición. Treinta y cinco mil personas asistieron al Corrientes I y II, Radio City y Roxy anche el Santa Fe. La Municipalidad de General Pueyrredon, lejos, muy lejos: el éxito de los locales no les va, están para esclavos, no para ciudadanos libres y autogestionados.

6) Mariano Pérez Rojas (Ética y caja)

El secre está de parabienes: el martirologio electoral-testimonial de Perogrullo haría ingresar a las arcas públicas unos setenta palitos para pagar los salarios docentes. Don Mariano sostiene que su ética (no la de María del Carmen) es ir por el bien público, trabajar para la gente y si hace falta pagar los precios que se deban pagar. !Cuánta gente entregada al ciudadano! Conmovedor.

7) Ariel Ciano (A Cancún y sin gripe)

Agotado, el hijo del Cholo se fue de vacaciones a Cancún. Se ve que no le tema a la fiebre porcina. Es que andar entre los chanchos viendo y asistiendo a chanchullos parece que genera anticuerpos. O se ha anotado para la promo del gobierno mexicano, de que quien se pesque el virus maldito, se hará beneficiario de tres años de vacaciones cancunenses gratis. Previsor.

8) Tato Serebrinsky (Maltrecho)

Diputado K por antonomasia, se fue para los pagos de Balcarce a celebrar anuncios gubernamentales varios. Le fue horrible: una turba de chacareros furiosos lo corrieron a huevazos y patadas en su Bora negro. Mejor festejar en casa entre amigos, Tato, que la calle está brava.

9) Luis Farías (Cambia, nada cambia)

Es la voz de los permisionarios de la Terminal de Ómnibus, que reclaman que algo cambie de verdad y que se dejen de mentir a la población con chapucería verbal insidiosa. La situación de ese sector sigue siendo incierta, esa es la purísima verdad, y la muchachada va calentándose, a pesar de las bajas temperaturas reinantes.

10) Eduardo Ullúa (Marche preso)

Parece que para el ex CNU, amigo íntimo y compañero de estudios y negocios del parricida Sergio Shocklender, se terminó la leche de la clemencia. La Cámara Federal ordenó que se lo detenga, ponga a derecho y, si cabe, se lo someta a proceso por situaciones criminales de los años de plomo y fuego. Unos cuantos por aquí deben estar desgraciándose con lo primero y lo segundo. Pañales a discreción marchando.

Comentá la nota