Top Ten de la Semana

1) La dupla Vázquez - Leo (Unos delirantes)

2) José David Cisterna (¿Habrá sido la conciencia?)

3) Beatriz Castillo (Otra víctima de la indiferencia)

4) Patricia Basílico (Partida al medio)

5) Marcelo García Berro (¿Todo pasa y nada queda?)

6) Marcelo Madina (Haciendo escuela de fútbol)

7) Manuel Regidor (Ni paga ni apaga)

8) Mariano Pérez Rojas (Otra ética)

9) Alejandro Ferro (Errores y horrores)

10) Marcelo Artime (De testimonial, nada)

1) La dupla Vázquez - Leo (Unos delirantes)

Tendrán el corazón mirando al sur, pero quedaron upite pa’l norte. Están convencidos de que, artilugios electrónicos mediante, les robaron la Sierra. No, las montañas están en su lugar, pero se les han escapado del bolsillo, perdón, de la ilusión de administrarlas. Cuentan que la prueba la da un colectivo de gente que llevaron a votar, y de 40, casi ningún voto fue para ellos. ¿No será que la gente ya no es imbécil y no se deja convencer por cantos de sirena y espejitos de colores? Oh, qué será, qué será.

2) José David Cisterna (¿Habrá sido la conciencia?)

Sindicado como asesino de Dalina Di Mauro, se quitó la vida ahorcándose con un cable en su celda. Despreciado por la población carcelaria de Batán, por ahora se cree que no aguantó más y resolvió la culpa con soguita y sin carta al juez. ¿Habrá investigación al respecto o tendremos otro capítulo local de la oscura justicia argentina?

3) Beatriz Castillo (Otra víctima de la indiferencia)

Por más que denunció hasta que se le secó toda la saliva del cuerpo, nadie le dio ni cinco. Los oídos sordos acabaron con la vida de su hijo Iván, de 17 años. Nadie nunca podrá devolverle a su crío, ni las palabras y las suelas gastadas de tanto ir a la fiscalía de Ana María Gil, ni el terror de que los asesinos vuelvan por ella. Si no fuera que hay un inocente muerto de por medio, bien podría decirse que estamos ante una gilada imperdonable.

4) Patricia Basílico (Partida al medio)

En 1993 la "enfermaron" de SIDA, para una década después, desdecirse con un simple "¡ups! Fue un error, mujer, no tenías HIV!". A todo esto, la pobre perdió casa, trabajo, hijos, orgullo, presente y futuro. Ni perdón le han pedido. Uno de los responsables de su no vida pretendía ser candidato en las próximas elecciones. Recuerde el nombre: Alejandro Ferro.

5) Marcelo García Berro (¿Todo pasa y nada queda?)

Lo sacaron de la escena de un bife, para que cuando alguien dijera "¡Verónica!", no se escondiera debajo de la cama. Sometido a proceso por la desaparición de la chica Chávez, su abogado César Sivo pretende que la causa prescriba, pero otro fiscal federal, Daniel Adler, dice que no, que ni se les ocurra, que es un delito de lesa humanidad, y por tanto imprescriptible. Cosa que ignora García Berro, aunque actúa como fiscal en el primer juicio a militares procesados por violaciones a los derechos humanos en Campo de Mayo.

6) Marcelo Madina (Haciendo escuela de fútbol)

Camarista con causa abierta por unos 40.000 dólares que huyeron de la bóveda del TOF hace ya algún tiempo, despunta el vicio del fulbito entre amiguetes en un equipo de abogados. Equipo, por supuesto, del cual es el capitán. Cuando decide cuestiones en las que interviene oficialmente, ¿importará en qué equipo juega cada abogado? Mm.

7) Manuel Regidor (Ni paga ni apaga)

El responsable operativo del basural al que la comuna pomposamente llama predio de disposición final dijo que apagar el incendio permanente es un "imposible". Pensar que su jefe, cuando era concejal, acusaba de inútiles a los funcionarios de otras gestiones por algún que otro incendiete ocasional... En cuanto a pagar el alquiler del predio, don Manuel dice que por ahí, a reclamar, no cayó nadie. O sea: ni paga ni apaga. Pero seguro que cobra.

8) Mariano Pérez Rojas (Otra ética)

Anunció orgulloso que se pagaron sueldos y gastos corrientes de la comuna con recursos propios sin ayuda provincial o nacional. Sigue en la gestión pese a la alianza del socialismo con la UCR. A diferencia de María del Carmen Viñas, que aduce haber renunciado por cuestiones de ética, Mariano no tiene ética o la suya es otra ética. Debe de haber muchas éticas que no conocemos, seguro.

9) Alejandro Ferro (Errores y horrores)

Llegó como una eminencia, un auténtico dotado. La revelación del juicio que se le sigue, cuyo detalle figura en la investigación central de la presente edición, pone en tela de juicio no sólo su capacidad sino su ética profesional. Sus sueños de ocupar una banca por AM quedaron tan en el camino como las ilusiones de Patricia Basílico.

10) Marcelo Artime (De testimonial, nada)

Quería ser candidato, estaba dispuesto a renunciar a la banca para encabezar la lista de concejales oficialistas. La película de terror de las candidaturas testimoniales, escrita y dirigida por Néstor Kirchner, lo convenció de que ése no era el camino a seguir. Bien por él.

Comentá la nota