Top Ten de la Semana

1) Vilma Baragiola (Jugando al híper doble discurso)

2) Santos Yerbara Ramírez (Otra víctima mássss)

3) Mariano Ayesa ("Tranquilo, tranquilo")

4) Menores en situación de riesgo (¿Ellos?)

5) Juan Carlos Habib (GPS no)

6) María del Carmen Viñas (Se fue, pero lo niega)

7) Sonia Álvarez (Se llevaron a la nena)

8) Guillermo Barañano (Alguien no cumple)

9) César Trujillo (Obligado a protegerse)

10) Andrés Cordeu (Va por sus colores)

1) Vilma Baragiola (Jugando al híper doble discurso)

La diputada nacional con ambiciones de re-concejal mantiene fluidas relaciones con Perogrullo, al tiempo que intenta disimular haciendo de opositora. Ya tiene conchabado como empleado en la gestión a José María Conte, que como es público y notorio, tiene diploma de recaudador. Baragiola le prometió a GAP que si no le va bien en la interna, ella está para la "conversa" con el objetivo de asumir en Acción Social. Veremos.

2) Santos Yerbara Ramírez (Otra víctima mássss)

Boliviano llegado al país hace 30 años para labrarse un presente y un futuro para sus hijos, fue asesinado de un tiro en la cabeza. ¿El asesino? Sumamente conocido por la autoridad judicial, uno de esos nenes que entran y salen al segundo, protegidos por una alucinada interpretación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Un sonajero en los dientes, por favor.

3) Mariano Ayesa ("Tranquilo, tranquilo")

Abogado con amplias conexiones en el mundo del delito por su rol de penalista, en la defensa del procesado por asesinato Marcelo Sotelo, azote del barrio Libertad, le batió a su pupilo que duerma con frazada, que amigos serán los amigos, y no hace falta que venga Carlín a firmárselo. Con los jueces gomías alcanza.

4) Menores en situación de riesgo (¿Ellos?)

Es el término que usan la jefa de los defensores, Cecilia Boeri, las juezas Gutiérrez y Di Clemente y el juez Salas cuando de niños violentos o criminales se trata. En realidad, son los mayores los que estamos en riesgos con estos menores, pero no hay juez que nos libere de semejante condena.

5) Juan Carlos Habib (GPS no)

Taxista señero, nieto de conductores de aquellos mateos que precedieron al taxi, el hombre con pergaminos en calle le avisó al intendente Perogrullo que lo de los GPS no va a andar. Que hay otra cosa que es mejor y gratuita, denominada GPRS. ¡Gratuito! ¿Gratuito?? ¿Quién quería algo gratis? Dejen de ahorrar, que a don GAP le va a dar un ataque de pie plano.

6) María del Carmen Viñas (Se fue, pero lo niega)

A la revelación de su despido, divulgado en la mañana del martes 15 en la 99.9, la señora apeló a un clásico: buscó un medio afín y peroró acerca de que no se guía por rumores. No es un rumor pero si te gusta más las cartas documentos o los textos prolijitos de la Privada, sentate y esperá, que ya te va a llegar, no te preocupes.

7) Sonia Álvarez (Se llevaron a la nena)

Sonia es mamá de una nena de 20 años a la que el Estado le ha dado el titulo de técnica en seguridad (pomposo término si los hay) con el que se denomina a los policías ahora en la jerga ministerial. Doña Sonia y familia están desesperadas: a la nena la mandaron a revistar en el Gran Buenos Aires, con la ropita y nada para defenderse ni prestar servicio. No le gusta su presente, menos que menos el futuro.

8) Guillermo Barañano (Alguien no cumple)

Este vecino de Playa Grande asume que la legislación vigente para la habilitación de locales no se cumple. En su opinión, la responsabilidad es de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, que le afloja la manguera a lo que no da ni para pistola de agua. Y predice que para un Cromañón versión local sólo hace falta un pavote con cañita en el momento preciso.

9) César Trujillo (Obligado a protegerse)

Está ansioso por los fueros de senador provincial. Y, se le viene complicada la mano con la investigación de López Biscayart que liga a su ONG Trabajar con el caso Skanska e Infiniti Group. Con semejante panorama por delante, cualquiera estaría rasguñando aunque más no fuera un mantel para atajarse, si no hay toga legislativa.

10) Andrés Cordeu (Va por sus colores)

Finalmente decidió jugar con sus colores y empujar la aventura de resucitar al Partido Socialista en la ciudad. Es cuando menos una utopía, pero no está mal que haya alguna de vez en cuando en la política actual.

Comentá la nota