Top Ten de la Semana

1) Héctor Rosso (Jarabe de pico)

2) Darío Gleriano (Torturadores se buscan)

3) Miriam Leo (Gusto por lo dulce)

4) Abad y Maiorano (Otros aires)

5) Jesús Porrúa (El trompa lo tiene cortito)

6) Guillermo Schütrumpf (Sólo sé que no sé nada)

7) Fernando Cuesta (Va por el premio mayor)

8) Marcelo Zarlenga (Esa pasión por la honestidad)

9) Juan Garamendy (Ni garra ni pasión)

10) Morea, Rodríguez y Lazaretti (Trío Galleta)

1) Héctor Rosso (Jarabe de pico)

El edil “Mojarrita”, compañero de aventuras fílmicas del intendente Perogrullo, se queja de que otros hagan lo que él ha practicado por años. Es decir: criticar. Recorre el espinel comunicacional lloriqueando sobre que las “superfluas y ligeras” críticas por parte de algunos concejales, que hacen una interpretación “errónea, intencional y parcializada” sobre el tema boliches en escollera norte, son preocupantes. Para coronar su acceso de tolerancia, agregó: “Es fácil cabalgar sobre debates iniciados y sobre ideas ajenas para desvirtuar lo que se trata de realizar”. Si lo sabrás, Hetítor, si lo sabrás.

2) Darío Gleriano (Torturadores se buscan)

Presidente del Centro de ex combatientes de Malvinas de Mar del Plata, apura a la justicia y pide que se actúe rápidamente (o sea justamente) para castigar a los oficiales y suboficiales torturadores que revistaron en las islas. ¿Hay alguno por esta comarca? Que lo revelen.

3) Miriam Leo (Gusto por lo dulce)

Llegó quién sabe de dónde a estas tierras. Quizá por aquello de las compensaciones, su escaso metro cuarenta y siete la llevó a asentarse en las alturas de la Sierra de los Padres y desde allí descendió a los infiernos de un oficio que bien hecho suele andar entre el Purgatorio y el Cielo. Pero sus pretensiones no se quedan en las lides de Arlt: quiere el despacho principal de la Sierra. Renegando porque no la escuchan. Y, bueno, habrá que aprender a mirar para abajo…

4) Abad y Maiorano (Otros aires)

A estos dos muchachos audaces provenientes de la campiña circundante, la Facultad de Derecho los hizo marplatenses. Van por la presidencia del bloque radical del HCD o arman otro bloque radical. Sugerimos nombres: dúo-radical, o todo x 2 radicales, radicaleando en mardel. Capaz que hacen el hitazo del verano.

5) Jesús Porrúa (El trompa lo tiene cortito)

Curte perfil “silencio es salud”. Trascendió que le habría dicho a su mandante –aquí no vamos a decir que es Florencio Aldrey Iglesias, para nada- que él maneja el bloque de la UCR. No le ha ido muy bien al respecto: en el aumento del boleto se calló bien calladito la boquita. Dime qué haces y a quién le rindes, y te diré de qué puedes hablar.

6) Guillermo Schütrumpf (Sólo sé que no sé nada)

Anda fuerte y por los pianitos. Lideró una exigua pero testimonial marcha en contra del aumento de la energía eléctrica y esta semana señaló lo evidente: “no sabemos cuántos empleados tiene la comuna y menos aun cuántos toman licencia médica”. Bien por él, ahora… ¿cuándo hacemos el informe para saber la verdad?

7) Fernando Cuesta (Va por el premio mayor)

Pretende ser nada más y nada menos que secretario general NACIONAL de la Bancaria. Destronarlo al inflamable e inextinguible Juan José Zanola. Ambición no le falta. ¿Le dará el cuero?

8) Marcelo Zarlenga (Esa pasión por la honestidad)

Inclaudicable en su vocación de dar testimonio del oscurantismo que rodea la designación de funcionarios judiciales en la provincia de Buenos Aires. No afloja ni abajo del agua. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Hacemos votos porque triunfe en la pulseada.

9) Juan Garamendy (Ni garra ni pasión)

Lo corrieron por izquierda, le fragotearon la asamblea universitaria con dos petardos cuando podía ganar, lo durmieron y se le quedaron con el rectorado. ¿Una cucharada de sal y pimienta? A ver si toma temperatura, por favor.

10) Morea, Rodríguez y Lazaretti (Trío Galleta)

Qué trío, señor, qué trío. Desde una orga política muerta y enterrada como el PSP armaron una rosca increíble y al mejor estilo David Copperfield se quedaron con el manejo de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Todo sea por los “planes Trabajar de lujo” que supieron conseguir. Tunantes.

Comentá la nota