Top Ten de la Semana

1) César Sivo (Fantasioso)

2) Gustavo Ballarino (Bienintencionado denunciado)

3) Viviana Roca (Cambiando de bote)

4) José María Lambertini (Solari Yrigoyen)

5) Pablo Fernández Abdala (Con el ojímetro a cuestas)

6) El "Tona" (Verdugo serial)

7) Franco Barillari (Un auténtico fantasma)

8) Daniel Katz (Por la boca muere el pez)

9) Zulema Casanova (Siga siga siga el paro)

10) Federico Contessi (¿Discriminado?)

1) César Sivo (Fantasioso)

El abogado pseudo defensor de los derechos humanos y publicista se puso el traje de víctima. Experto en escraches, imagina que el estado municipal lo escracha cuando intenta controlar el negocio publicitario circulante, el de los bondis. Fantasea con que hay una legión de mercenarios que le quieren cerrar el kiosco para cedérselo al coruñés. Es que el caco cree que a todos se nos pegan cosas ajenas en las manos, es así.

2) Gustavo Ballarino (Bienintencionado denunciado)

El recaudador municipal no entiende nada de nada de la furibunda acusación de que es objeto por parte del Gorila Blanco. Es la primera vez que, asegura, lo atacan porque labura. A propósito, aguarda con esperanza que sus jefes, es decir la conducción polítika local, lo defienda. Mmm. La ingenuidad es un defecto grave de carácter después del acné juvenil.

3) Viviana Roca (Cambiando de bote)

Se muda de bloque, y aunque no lo admita en público, es por su cada vez más complicada relación con Adela Segarra. En el nuevo esquema compartirá banca con Cordeu, Garciarena y el "Manu" Fernández. Toda la fama mediática le durará como máximo hasta diciembre, y luego otra vez al cruel anonimato y al laburo raso. Todo tiene un final, todo termina, decía Vox Dei

4) José María Lambertini (Solari Yrigoyen)

Veterano de Malvinas que quiere desasnarnos: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. No son lo mismo los movilizados en ocasión del conflicto dentro del continente que los que se las vieron cara a cara con el Principito y sus secuaces. Sólo los últimos deben ser considerados "veteranos", sostiene. Debe de estar convencido de que los últimos serán los primeros. Hasta ahora, sólo los primeros para la indiferencia general.

5) Pablo Fernández Abdala (Con el ojímetro a cuestas)

Es el feliz propietario del ojímetro municipal, que tiene el mismo rigor y confiabilidad que los métodos del Indec. En su opinión, hay más gente en Mar del Plata. Claro, luego del estropicio que hizo Perogrullo con la histeria porcina, las vacaciones invernales son un fiasco turístico, y Pablito sólo atina a dar pareceres vacuos. Pero las quince lucardas por mes se las lleva igual.

6) El "Tona" (Verdugo serial)

Con apenas 17 años, carga cuatro asesinatos y se sabe impune. Absolutamente. El "Tona" es un ilustre del crimen, protegido por la Convención Internacional de los Derechos del Niño y sus multitudinarios seguidores, entre los cuales figuran algunas celebridades del Derecho marplatense.

7) Franco Barillari (Un auténtico fantasma)

Es un grosso el quía: saca créditos, compra barcos, no paga nada de nada y encima no figura en ninguna de las 9 empresas que se conocen como el Grupo Barillari. ¿Madoff?: un aprendiz

8) Daniel Katz (Por la boca muere el pez)

El ex intendente, diputado nacional hasta 2011, presumió de conocer los próximos movimientos de Julio Cobos. En tertulia con el periodista Paulino Rodríguez, por Radio Continental, el vicepresidente le enmendó la plana y muy educadamente lo dejó como un charlatán. Ups

9) Zulema Casanova (Siga siga siga el paro)

La flamante titular del SUTEBA ya arrancó: "si no hay calefacción en las escuelas, paramos". Agregó que se requiere de medidas sanitarias complejas por si hay un nuevo brote de gripe. Todo sea por seguir dando a los chicos la mejor lección, cosa de tener niñitos cada día más incultos que luego serán adultos perfectamente maleducados. Nos preguntamos, humildemente, adónde nos quieren mandar. Porque como mínimo, como vamos nos estamos yendo al carajo, el sitio de la penitencia marina.

10) Federico Contessi (¿Discriminado?)

Acostumbrado a hacer siempre la suya sin mayor inconveniente, la corrida que le está pegando Eduardo Tomás Pezzati lo tiene de malas. Lo curioso es que no hace algarada pública de sus cuitas, como cuando abogaba por la flota pesquera trucha del puerto de la ciudad. Doble estándar moral, que le dicen.

Comentá la nota