Semana incierta para ahorristas

Lo único cierto es que la Argentina no seduce a ningún inversor. Todo indica que se repetirán las complicadas jornadas para bonos y acciones desde hoy. Sólo puede amortiguar la caída libre el bajo precio que ya detentan. Un BODEN rinde 25% anual en dólares.

La divisa se va convirtiendo en la predilección del mercado. Al fin y al cabo, con la soja en precios mínimos del año y Brasil dejando de comprar masivamente productos argentinos por su propio enfriamiento, ¿de dónde vendrán las divisascomo para mantener un superávit de u$s 11.000 millones? La moneda norteamericana, aunque su economía no tenga un Plan B, al decir de Cristina de Kirchner, sigue gozando de respeto.

Por: Luis Beldi

Todo lo que tenga que ver con la Argentina es riesgo y no entra en los planes de ningún inversor. Bonos y acciones están condenados a tener mercado más reducido y a ser territorio de especuladores que buscarán hacer ganancias rápidas.

La duda que tiene el mercado es si el gobierno enfrentará la crisis con el INDEC en estado de desconfianza generalizada. Sería demasiado lastre para los bonos argentinos soportar la indiferencia del mundo por las inversiones de riesgo y cargar con la desconfianza que genera la indexaciónde su capital, porque el organismo da cifras de inflación en las que nadie confía.

Esta semana va a ser complicada. Todos están esperando lo que hace el de al lado. Nadie tiene una decisión tomada.

Europa está tratando de consolidar su sistema financiero y Estados Unidos pondrá en marcha las reformas que votó el Congreso para aliviar a las entidades de su «cartera tóxica». La manera en que sean recibidas esas intervenciones marcará el ritmo de los mercados.

Refugios

No hay que esperar audacias. Hoy están todos refugiados en activos seguros como los bonos del Tesoro de Estados Unidos y, en menor medida, el oro. En la Argentina los ahorristas buscan el dólar, pero no hay que descuidar el plazo fijo, que en los últimos tiempos ha dado más ganancias que cualquier otro activo, incluyendo a las divisas y al oro.

En plazos fijos a 30 días se está consiguiendo una tasa que se aproxima a 1% mensual. Viendo el enfriamiento de la economía y la calma de los precios reales (no los que mide el INDEC), esa tasa es un buen negocio. El dólar podrá subir, pero no mucho más, porque el Banco Central le ha puesto un techo cercano a $ 3,20 y tiene divisas con que defender al peso.

No hay que olvidar que esta crisis, a diferencia de otras en la Argentina, encuentra al Banco Central con un elevado nivel de reservas. En los años previos al 1 a 1, las reservas eran la décima parte de las actuales y no soportaban ningún crecimiento de la demanda de dólares.

Que el consumo está cayendo y eso se va a acentuar esta semana es un hecho. También lo es que van a comenzar a pesar las deudas tomadas con tarjetas de crédito y que se va a resentir el mercado de alquileres.

Las crisis sinceran las economías. Es lo que la resaca al cuerpo después de la fiesta: pide que acaben los desbordes.

La Argentina vivió su propia euforia con el dinero del agro. Aumentos salariales por encima de la productividad, tarifas congeladas, combustibles subsidiados, rebajas de impuesto a la cuarta categoría y tremenda presión sobre las empresas al impedirles el ajuste de sus activos por la inflación. El consumo fue el motivo central de la euforia y el pilar del plan económico. Pero ya desapareció. Edificios sin terminar y proyectos que no empezarán enviaron su alerta desde el lado de la construcción.

Definición

Alguien definió hace muchos años el fin de la fiesta de la tablita cambiaria de Martínez de Hoz con una frase afortunada: «Cuando estábamos todos borrachos, vino el camarero y retiró las bebidas».

En la Argentina hoy se va a vivir algo similar, pero más atenuado que en el resto del mundo, porque la bebida se empezó a retirar a principios de 2007, cuando se intervino el INDEC. En 2008 se aceleró con el conflicto del campo. Todos los activos tuvieron fuertes bajas. La crisis mundial encontró a bonos y acciones en pisos de liquidación, por lo que su caída no fue la vertical de Brasil, Chile o Colombia. «Nadie puede matar a un muerto», señaló un operador para hablar sobre el destino de los bonos durante el crash de Wall Street.

El mercado argentino, entonces,parte con una certeza. Los precios de los bonos están en un piso histórico. Mucho más no pueden bajar, pero esto no es garantía de que van a subir.

Su destino está atado al blanqueo del INDEC, en primer lugar, y a la recuperación de la calma en el mundo, en segundo.

La Bolsa, en cambio, va a pagar el precio de que los balances que se esperan de las empresas no serán todo lo bueno que eran.

Los papeles de los bancos seguirán atados a los bonos. Cuando suban, mejorarán los balances de las entidades y, por lo tanto, el precio de sus acciones.

Un factor que va a ser decisivo es el nuevo canje de la deuda, si se hace de manera más o menos exitosa. El Banco Central va a tener el rol central de la crisis. Será el tomador y prestador de dinero a los bancos, el comprador de títulos públicos y el regulador del precio del dólar.

No es poca la tarea, en un país donde el gobierno criticó al de Estados Unidos por intervenir tanto en la economía.

Comentá la nota