Semana decisiva para el caso Redrado

La Cámara en lo Contencioso debe resolver si avala su remoción, como quiere la Presidenta
Esta semana la expectativa estará nuevamente centrada en la Justicia: el titular del Banco Central (BCRA), Martín Redrado, estará expuesto a que la Cámara en lo Contencioso Administrativo dé vía libre al decreto 18/09 y lo desplace de su cargo.

En cambio, las reservas del BCRA seguirán todavía lejos del alcance del Gobierno, por lo menos hasta la semana del 25 de enero.

La jueza federal María José Sarmiento, en dos amparos promovidos por el Pro y la UCR, suspendió el decreto 2010/09, que pretendía tomar esos fondos, medida que el Estado apeló. El martes vence el plazo de 48 horas para que esos partidos apelen y la Cámara quedaría en condiciones de revocar los fallos de Sarmiento.

Sin embargo, debido a una tercera demanda que presentó el PJ disidente, promovida por Graciela Camaño con un procedimiento distinto, ella tendrá cinco días de plazo para contestar la apelación y, por lo menos, la suspensión dispuesta por Sarmiento perdurará hasta la semana siguiente.

Los decretos 2010/09 y 18/10 dieron paso a un fuerte debate político que motorizó la oposición frente al evidente intento de la presidenta Cristina Kirchner de eludir la intervención del Congreso: ella dictó esos decretos de necesidad y urgencia luego de vencido el plazo de sesiones ordinarias y no convocó a extroardinarias, por lo cual los legisladores de la oposición afirman que fue burlado el debate legislativo.

Como única salida disponible, primero la provincia de San Luis, y luego, en forma escalonada, diputados del Pro, de la UCR y del PJ disidente, buscaron el auxilio de la Justicia. Mientras que todos recurrieron al amparo, el PJ disidente presentó una medida cautelar autónoma, que tiene plazos procesales más dilatados.

En todos los casos, la jueza Sarmiento suspendió los decretos 2010/09 y 18/10 y el Gobierno apeló: pero en el apuro, intentó llevar los planteos directamente a la Cámara Contencioso, para aprovechar una integración del tribunal que lo favorecía, por la cercanía de dos de los jueces al oficialismo.

Entonces comenzó a librarse una milimétrica batalla judicial, donde los abogados de los partidos y de Redrado lograron un primer éxito: dilataron el debate judicial de modo que la Cámara Contencioso no pudo resolver la semana última y el tema pasará a ser resuelto, en el mejor de los casos, esta semana o la próxima, cuando la Cámara en lo Contencioso tenga una integración considerada más imparcial.

Comentá la nota