La semana comienza con una polémica por el transporte de pasajeros

Con el plan de lucha lanzado por los choferes de la UTA, que incluye desde mañana el trabajo a reglamento, la semana se inicia en medio de una polémica que tiene a los directivos de SAETA (Sociedad del Estado del Transporte Automotor), a los hombres del volante y a los empresarios de colectivos, en el centro de la escena.
Si es como anticiparon, los choferes comenzarán desde mañana a trabajar cumpliendo con horarios estipulados por ley, velocidades máximas, descanso entre recorridos y jornadas laborales reducidas, lo que para los empresarios repercutirá directamente en los ingresos.

Oscar Cruz, el titular de la UTA, gremio que nuclea a los choferes de colectivos, anunció la semana pasada que desde el martes 18 sus afiliados trabajarán a reglamento. "Será en protesta por las malas condiciones laborales, porque los conductores trabajan bajo presión para cumplir los recorridos en los horarios estipulados, cometiendo infracciones de tránsito, turnos de trabajo no correspondientes", anticipó.

Todos los puntos planteados por Cruz fueron refutados por Saeta y AMT, organismos que aseguraron que se realizan los controles laborales y de seguridad correspondiente, no sólo pensando en los trabajadores sino también en los pasajeros.

Uno de los titulares del corredor 5, Raúl Ale, salió al cruce y descartó que el sistema de transporte de pasajeros metropolitano está en "grave situación". Menos para pedir la designación de un oficial de justicia o de un escribano para que certifique las condiciones laborales de los choferes.

Las acusaciones del secretario general de la UTA, Oscar Cruz, no le gustaron porque aunque están dirigidas a Saeta y a la AMT, salpican a la patronal. Por eso pidió al dirigente que diga cuáles son las empresas incumplidas: "Nos sorprenden totalmente las declaraciones de Cruz porque entendemos que el transporte en Salta está transitando por un período de paz, tranquilidad y de cumplimiento en todos los aspectos. Por eso le pido que si se refiere a una compañía en particular que lo diga", afirmó el empresario.

Tras insistir en que se está transitando por un período de cumplimiento absoluto y total, Ale aseguró que "no entendemos la actitud porque estamos haciendo bien los deberes, estamos dispuestos a participar en las reuniones que se organicen para analizar el tema. Pero no vamos a permitir -advirtió- que el trabajo a reglamento planteado por la UTA nos afecte la cantidad de kilómetros y los ingresos de esos días".

Este parece ser el principal motivo de preocupación, al menos por parte de los usuarios, ya que las medidas afectarían directamente las frecuencias y los horarios para usar el servicio.

Comentá la nota