Semana clave para las negociaciones entre el gobierno y los municipales

Las discusiones arrancaron con un pedido de aumento del 12%. Pero ahora ya estarían en un 7%. Se espera que mañana haya una reunión que podría ser definitiva.

La negociación salarial entre el gobierno y los trabajadores municipales entrará en una semana clave. Es que mañana está prevista una reunión que podría dejar a las dos partes cerca de un acuerdo: la última vez que se sentaron a la mesa, la discusión se estancó en un pedido de aumento del 7 por ciento .

Las conversaciones entre la Municipalidad y los sindicalistas comenzaron a principios de este mes. Los gremialistas llevaron una primera propuesta de un 12 por ciento. Sabían que era el punto de partida. Las charlas fueron avanzando hasta que la última vez que se encontraron el techo ya era del 7 por ciento.

La negociación llega con las finanzas municipales complicadas. Es que la recaudación de junio y julio sufrió una fuerte caída y una suba desmesurada podría complicar los pagos. "Hay una actitud bastante medida de los municipales. Ellos comprenden cómo está la situación económica de la comuna. Saben que fueron meses muy difíciles", le dijo a LA CAPITAL una fuente cercana al intendente. Y explicó: "El gobierno viene haciendo esfuerzos y este año ya dio un aumento".

Desde el sindicato lo reconocen, pero insistirán con la suba. "Sabemos que la pandemia afectó a la Municipalidad. Pero no podemos resignar el salario de los trabajadores", comentó una alta fuente del gremio.

El intendente Gustavo Pulti creó una comisión integrada para negociar. La integran el secretario de Gobierno, Ariel Ciano; el secretario de Hacienda, Mariano Pérez Rojas y el titular del área de descentralización, José Cano.

Ellos se sentarán mañana a negociar con la cúpula del gremio para tratar de definir el aumento.

La relación entre la gestión de Gustavo Pulti y los empleados de la comuna tuvo su pico de tensión el año pasado cuando la discusión por los salarios llegó hasta el paro. En el gobierno, todavía lo recuerdan. "Katz les había dado el 40% de aumento a cuatro meses de irse. Fue una de las decisiones más irresponsables que se tomaron en la ciudad desde que volvió la democracia", aún se queja un oficialista. Y acusa: "Nos habían colocado en el presupuesto una mina muy difícil de desactivar".

Después de negociaciones contrarreloj y de una fuerte presión de los municipales, llegó el acuerdo: el polémico 40% se incorporó al sueldo básico y además hubo un aumento del 21%, que se pagó escalonado.

Este año, la relación no tuvo sobresaltos. El gobierno concedió en marzo una suba del 14% y además incorporó una bonificación del 25% para más de 1.100 empleados.

En ese momento, los municipales fueron uno de los primeros gremios del país en resolver sus paritarias.

Comentá la nota