Semana clave para evitar la división de Roldán por el Plan Circunvalar

Roldán.— Esta semana será fundamental para las localidades del Gran Rosario afectadas por la traza del Plan Circunvalar ya que en estos días, la Unidad Ejecutora de la obra hará, en distintas ciudades, la presentación del plan y de los estudios ambientales frente a autoridades, organizaciones no gubernamentales y vecinos para que opinen sobre cómo los afectarían las tareas.
El encuentro que promete sonar con más fuerza se concretará pasado mañana, desde las 19, en Pérez, ya que al mismo asistirá la comunidad de Roldán, epicentro del rechazo al plan tal cual como fue proyectado. Previo a ese encuentro mañana habrá otro en el Centro Cultural de Arroyo Seco y uno posterior en Puerto San Martín el jueves en el Centro de Jubilados.

   Los roldanenses, al conocer el anteproyecto del Plan Circunvalar, se declararon en alerta y comenzaron a movilizarse tras el fin de evitar que dos rutas transformen a su ciudad en una "trampera" de aislamiento, divisiones y conmoción ambiental.

Caravana de vecinos. La reunión en Pérez fue convocada por la Secretaría de Transporte de la Nación y el Ministerio de Obras Públicas provincial y participarán todas las localidades afectadas de la zona oeste de Rosario. Está previsto que una caravana de vecinos parta ese día hacia Pérez y hasta hay un colectivo a disposición de los mismos, que saldrá a las 18 desde el municipio local.

   Al día siguiente, autoridades y representantes vecinales se reunirán en Buenos Aires con el coordinador de la Unidad Ejecutora, Juan Roccatagliata, para comunicarle y explicarle la posición de la comunidad. Días pasados, este funcionario informó al municipio que la obra en Roldán "todavía no tiene fecha fijada y que habrá ocasión de seguir analizando las inquietudes que surjan e incorporar las mejoras que el proyecto merezca", pero los vecinos quieren evitar los puentes y terminar con la incertidumbre.

   La inquietud vecinal nace del hecho de que, según los planos, se prevé construir un intercambiador sobre la ruta 9 y otro sobre la A-012 por encima del ferrocarril, más la ampliación de la calzada de la A-012 en 7,30 metros para cada mano, separadas con un cantero central de hormigón y banquinas pavimentadas de 2,50 metros.

   De construirse según el proyecto original, el intercambiador sobre ruta 9 con sus rulos y bajadas, más el puente sobre las vías, de más de 1.000 metros de longitud cada uno, convertirían a la zona en una maraña de hormigón que arrasaría con manzanas totalmente edificadas y habitadas ya que se estima que se realizarían más de 150 expropiaciones de gran valor que incluirían viviendas, empresas y comercios. A su vez, se provocaría el aislamiento de barrios importantes.

Enormes estructuras. Alertados por la magnitud de la obra —a realizarse en un punto neurálgico—, vecinos y autoridades coincidieron en la necesidad del proyecto pero se oponen a la construcción de dos enormes estructuras que perjudicarían y paralizarían el desarrollo, trayendo sólo graves consecuencias urbanísticas, económicas, ambientales y sociales.

   Los vecinos propusieron que se construya un by pass. Con la idea en la mano pidieron al Concejo que llamara a una audiencia pública en la que 400 familias votaron por unanimidad que la autovía de la ruta A-012 sea construida fuera del ejido urbano. La decisión popular fue transmitida a la Dirección Nacional de Vialidad, a la Secretaría de Obras Públicas provincial y al Banco Mundial.

   Por su parte, el senador departamental Eduardo Galaretto expresó su apoyo a la decisión popular y los diputados Víctor Dadomo (UCR) y Alberto Monti (PJ) presentaron sendos proyectos de declaración —aprobados por unanimidad— para que los vecinos sean escuchados.

Apuesta fuerte. Un grupo de vecinos, el intendente José María Pedretti y el titular del Concejo, Diego Pilón, se reunieron recientemente con funcionarios nacionales de Vialidad y del Banco Mundial. Primero, explicaron la situación ante el administrador de Vialidad, Nelson Pierotti y el ingeniero de proyectos especiales, Fernando Abrate. Los funcionarios indicaron que el cambio propuesto por los roldanenses "no mueve la aguja en el presupuesto del plan" y se comprometieron a elevar un informe con toda la documentación presentada por los vecinos a la Unidad Ejecutora. Luego, la delegación se reunió con Marcelo Acerbi, especialista en medio ambiente del Banco Mundial, quien consideró "razonable" el planteo vecinal y agregó que la inquietud es "una luz roja" a tener en cuenta por este organismo que financiará la obra.

Comentá la nota