Semana clave para el conflicto en la empresa Siderar.

Semana clave para el conflicto en la empresa Siderar.
Esta semana será decisiva para el conflicto que desde hace ya un tiempo se vive en la empresa Ternium Siderar, a raíz de la decisión empresaria de postergar las inversiones previstas para llevar la capacidad productiva de la Planta General Savio a 4 millones de toneladas.
La semana pasada, más precisamente el 28 de enero, tuvo lugar una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Allí estuvieron presentes el Secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica a nivel nacional, Antonio Caló; el Secretario General de la UOM Seccional San Nicolás Naldo Brunelli; Carlos Romero y Antonio Valiño por la UOCRA; Martín Berardi y Gerardo Rodríguez por la empresa Siderar; y representantes de la empresa Techint.

En la oportunidad no se produjo ningún avance en las negociaciones, ya que cada una de las partes mantuvo su postura inicial. Por lo tanto se resolvió pasar a cuarto intermedio hasta hoy martes 3 de febrero a las 15 hs. Por su parte, el Ministerio de Trabajo de la Nación hizo un llamado a la reflexión para que los sectores involucrados traten de buscar puntos de entendimiento que permitan acercar posiciones. Asimismo, la UOM adelantó que si antes del 3 de febrero no se llega a un entendimiento, dicha representación sindical directamente no concurrirá a la audiencia de conciliación prevista para esa fecha.

Vence la conciliación

Lo cierto es que de acuerdo a los plazos legales estipulados, esta semana vence el último período de conciliación obligatoria. Por lo tanto las partes quedan liberadas para tomar las medidas que crean convenientes. Esto en la práctica podría llevar a la cesantía de los 2.400 trabajadores que en principio iban a participar de las obras previstas en el plan de inversiones, y en consecuencia los gremios podrían iniciar las medidas de fuerza.

En el ínterín, durante este plazo de conciliación obligatoria se han tejido distintas conjeturas, como por ejemplo la posibilidad de que el gobierno venezolano desembolse la indemnización prometida por la expropiación de Sidor (perteneciente al grupo Techint). Dicho dinero podría ser utilizado para concretar las inversiones que ahora se deben postergar. Inclusive participó el gobierno argentino de las negociaciones con el presidente venezolano Hugo Chávez, y este último prometió el pago de un resarcimiento.

Pero los días pasaron y no hubo anuncios concretos sobre monto y fecha de dicho desembolso. Por lo tanto, en la práctica no hubo ningún avance.

Para colmo, la situación económica internacional y nacional ha empeorado con el correr de los días, por lo que existen una ostensible merma en los precios y la demanda de acero.

Recordemos que Ternium Siderar anunció la postergación del plan de inversiones para más adelante, ya que esto le permitiría ahorrar una cifra importante de dinero que permitirá solidificar la situación financiera, y así enfrentar mejor la crisis. La empresa aclaró que es sólo una postergación, ya que la obra se hará más adelante.

En la práctica esto representaría la cesantía de alrededor de 2.400 trabajadores que estaban contratados para la concreción de las mencionadas inversiones. Y esto es lo que ha motivado el reclamo de los gremios UOM y UOCRA.

Sin salida

Por el momomento no se vislumbra una salida al conflicto, ya que la situación económica nacional e internacional no ha mejorado, sino todo lo contrario. Y tampoco apareció por ahora el dinero prometido por Chávez. Así las cosas, si esta semana comienza el conflicto podría verse convulsionada la sociedad nicoleña, que sigue muy de cerca las alterntivas de esta situación.

También el gobierno nacional sigue este tema como prioridad número uno, ya que podría convertirse en un caso testigo para el resto del país. La administración Kirchner está apuntando todos los cañones a que no haya pérdida de fuentes laborales, y sin lugar a dudas el impacto de estos 2.400 puestos podría representarle un costo político de importancia.

Comentá la nota