Fin de semana con agenda política Reunión con 15 concejales para buscar una salida al Deliberante

Hoy por la tarde, el Intendente Gutiérrez convocó a una reunión fuera de toda agenda, a las 18 en el Palacio Municipal, para buscarle una salida al momento político que provocó la finalmente confirmada renuncia del actual Presidente del cuerpo, Jorge Molina. Detrás sigue pesando la Reforma Fiscal y otros varios asuntos de la agenda pública.
A los tres propios: Molina, Migliaccio, Dubroca; los aliados seguros Arguello, Filaretti, De Fazio y Otamendi; se agregan los cuatro ediles del PRO (aunque el borocotó Daniel Turqui, no viene asistiendo); y los cuatro ediles del ARI.

El Deliberante quedó inactivo durante la semana. Se frustraron dos sesiones y ahora asoma la puja por quien se ha de sentar en la Presidencia. Se descuenta que Gutiérrez impulsará a José Migliaccio, con su flamante postulación a vice presidente del peronismo local debajo del brazo.

Sin embargo, especialmente el PRO, tiene sus aspiraciones a presidir el cuerpo. El otro costado a resolver sará el futuro de Molina; quien durante la jornada del viernes no descartó la posibilidad de tomar licencia a su cargo de concejal, luego de haber presentado la renuncia a la presidencia de Concejo deliberante quilmeño, por cuestiones de salud.

En declaraciones radiales, aseguró que no hay grietas en su relación con el intendente Francisco Gutiérrez, pero reconoció que tiene ciertas “diferencias con algunos secretarios”.

“Es posible, voy a ver”, dijo Jorge Molina al ser consultado sobre la posibilidad de que tomara licencia a su cargo de concejal, tras haber presentado –este jueves- la renuncia a la presidencia al Concejo Deliberante local.

Más adelante dijo: “Tuve 2 episodios de hipertensión reactiva”, que es la que está vinculada con el stress. “La presidencia del Concejo es un espacio donde se genera stress, que se va diluyendo con la experiencia, pero yo hasta ahora, no había tenido experiencia legislativa”, dijo Molina a Radio Quilmes (FM 98.9).

Hace dos semanas, Molina había pedido una licencia al cargo de Presidente, por 30 días, a pesar de que el médico le había sugerido que fueran 45.

El edil había comunicado su decisión de renunciar a la presidencia en una reunión con los concejales, este jueves en su casa de la Ribera quilmeña. “Ellos ya sabían más o menos; había dificultad para armar el Concejo deliberante, por eso levanté la renuncia la primera vez”, explicó Molina. Y agregó que “el error mío fue no sostenerla” en aquella oportunidad.

Sin embargo, aseguró que “no estoy para nada dolido con (el intendente Francisco) Gutiérrez. Estoy acá porque participé de su lista, y el día que no esté de acuerdo, me voy de la concejalía”. Y aclaró que “tengo diferencias con algunos secretarios, pero si las tuviera con Gutiérrez, tendría que renunciar a la banca”.

Comentá la nota