Selección "pum para arriba"

El conjunto de Weber dio un paso clave para obtener el pasaporte a las finales de la Liga Mundial.
Siguen las mejores noticias para la Selección. Anoche sumó otra victoria trascendente, se apropió de tres puntos de oro y dio un paso gigantesco rumbo a la fase final de la Liga Mundial. Fue 3 a 1 ante Serbia y hoy, cuando vuelvan a enfrentarse a las 21 en el mismo escenario del estadio Cincuentenario, el mundo del voleibol sabrá a qué distancia de retornar a Belgrado quedó el equipo de Javier Weber.

Tal como se preveía, en el set inicial el partido se pareció más al que Argentina ganó 3 a 2 en Belgrado que al que Serbia se adjudicó 3 a 0 en Novi Sad. Porque los serbios, sin sus principales figuras (el armador Grbic, el opuesto Miljkovic y el central Geric) sigue siendo una potencia pero no tan lejos de las posibilidades de Argentina en este momento.

Serbia llegó arriba (8-7) al primer tiempo técnico y Argentina hizo lo propio al segundo (16-15). Aciertos de Arroyo en el saque, confiado el opuesto Scholtis como sucesor en el rol de Marcos Milinkovic y el talento del armador De Cecco para distribuir en ataque. Y otra vez, gratamente otra vez, el bloqueo como virtud para resolver. El equipo local sumó cinco puntos por esa vía con un par de De Cecco más uno de Arroyo, García y Quiroga.

Para el cierre en 24 minutos, Argentina sumó un saque de Podrascanin a la red, un ataque de Scholtis por posición 2 y un ace de Tansa para festejar el parcial.

Veintiocho minutos y una buena cuota de sufrimiento le demandó a la Selección llevarse el segundo set. Serbia creció respecto de su producción en el primer juego y vino adelante hasta el segmento final. Evolucionó la contundencia del opuesto Starovic (un zurdo que la impacta con energía superior y enhebró 14 puntos en dos parciales), Bjelica sumó por el medio y el central Podrascanin empezó a tocarla seguido para que luego se reconstruyeran las jugadas positivas en el contraataque. Hasta que Arroyo llegó al saque y con un misil empató 19-19. Argentina se mantuvo en paridad con Scholtis (10 tantos en dos sets) y con un par de ataques del capitán Quiroga por la punta izquierda quedó set point. Y como generalmente se necesita una mano amiga para alcanzar los grandes objetivos, Nikic mandó ancha una diagonal corta y el estadio se conmovió con la ventaja que abría el camino a un resultado casi decisivo para volver a la capital serbia.

El juego de Argentina perdió frescura y precisión en el tercer parcial y Serbia lo ganó con amplitud. A pesar del enojo de Weber y de los cambios ya que entraron Uriarte por De Cecco en el armado y Chávez por Scholtis para intentar atacar mejor. Se bloqueó poquito, se defendió con fragilidad y un error de Arroyo en el saque ayudó a concretar el descuento.

Entre los aciertos propios y la sucesión de fallos visitantes, Argentina disfrutó el cierre. Con una rápida y amplia ventaja, el seleccionado manejó todo. Colaboró Serbia con varios errores de saque, pero sobre todo Argentina sumó con Scholtis --de gran jornada-- y Spajic --enterró tres bloqueos seguidos-- y le bajó la cortina al partido con un primer tiempo de Arroyo que desató el festejo final. Y la ilusión.

Comentá la nota