La Selección de Maradona, de estreno ante su gente

Angeleri será el líbero, Zanetti irá de entrada y arriba, los tres bajitos: Messi, Tevez y Agüero.
La Selección de Maradona deberá hacer algo que los carteles publicitarios aún no lograron: despojarse de la fantasmal imagen de Riquelme. Ese Román que aún aparece sonriendo en las gigantografías de uno de los auspiciantes de la Selección, abriendo sus brazos en un festejo con Tevez y Messi, en una foto que atrasa. Que es parte del pasado y que deja el futuro cerrado para el 10 de Boca pero abierto para el equipo de Diego. Y ese futuro empezará a llenarse con 90 minutos de presente a partir de esta tardecita, en el Monumental, cuando la Selección enfrente a Venezuela.

El debut oficial de Maradona, esta vez por los porotos para ir a Sudáfrica, será a partir de las 19.10. Será entonces con línea de tres atrás: ayer Zanetti le ganó la pulseada al Cata Díaz porque tiene más salida, aunque así parece haber quedado desprotegido en el juego aéreo (el único cabeceador nato es Heinze).

Y será con tres adelante la forma en que esta nueva Argentina futbolera buscará olvidarse del enganche. La pelota no pasará por el 10 sencillamente porque el 10 fue enterrado, posicional y numéricamente hablando. Argentina no tendrá un conductor y, al menos por ahora, tampoco pondrá en uso esa camiseta. El único 10 será Maradona, aunque dando indicaciones ante un estadio colmado que arrancará por el "Maradooo" pero que, si las cosas no van todo lo bien que se supone, soltará algún "Riqueeelme" de protesta.

Será un 3-4-3 de Argentina contra un 4-2-3-1 de Venezuela, que perdió siempre con la celeste y blanca. No habrá entonces en la Selección un símil Diego, un ombligo para que todo gire alrededor. Se verá, como ante Escocia y Francia, que no habrá dueño del equipo. No habrá peajes ni pasos obligados en el medio: seguro que no tan limpia como antes, la pelota en el equipo de "Mascherano y diez más" pasará como un rayo buscando a los locos bajitos. Sí, Messi, Tevez y el Kun, ni más ni menos, tres de los mejores jugadores del mundo y que son made in Argentina.

Comentá la nota