SELECCION: LIONEL MESSI - "Ningún jugador venía para cumplir..."

Lío salió a contestarle al Coco Basile y, de paso, se hizo un lugar en la lista de Diego. Con Francia quiere estar.
Lejos del bicicleteo de antaño, a cuarentaitantos días de su enésima carrera triunfal, Messi se decidió por dejar de pedalearle al compromiso. De zigzaguearles a los retos. Piñón fijo hacia la celeste y blanca hasta asegurarse un lugar, justo, en el Vélodrome, en Marsella, donde el 11 de febrero, pretenderá debutar en la Selección con Diego Maradona del otro lado de la línea. La última novela preolímpica lo tuvo mudo entre los tironeos de AFA y Barcelona mientras Checho Batista sacaba espuma por la boca y Grondona les prometía a los catalanes que sólo por los puntos volverían a citarlo. Aunque, a nivel de Selección de pantalones largos, Basile lo había colgado mentalmente de la percha por estar falto de mística. Aunque ayer, con entrenador nuevo, lo atendió en Estudio Fútbol...

"Ningún jugador venía para cumplir...", fue su caño mediático. O su cañonazo, después de la acusación de Alfio, y tras encolumnarse tras las palabras de Diego Armando, que le remozaron el ego. "No quiero discutir con Coco pero todos los jugadores aman la camiseta. Lo que están y los que no", reafirmó quien tuviese con Pekerman su bautismo en la Mayor, en 2005, un tiempo más tarde de haber rechazado una invitación para ser parte de la Furia Roja. Tal vez, su primera prueba de amor por sus colores. "La gente dice que yo no quiero ir a la Selección, que no me interesan los amistosos. Eso hubo que armarlo cuando no me dejaban ir a los Juegos Olímpicos. Pero creo que, en febrero, contra Francia, si Diego me cita, iré", informó la Pulga desde su casa santafesina de Arroyo Seco, aprovechando la licencia del Barsa hasta el próximo viernes.

"Ya lo hablé con Guardiola y me supo entender. Conversar con los dirigentes es mucho más difícil. Pero Pep es muy comprensible y al haber sido jugador... No sería fácil para mí si sólo pudiera estar por Eliminatorias porque perdería mucho contacto. Y soy consciente que en la Selección no soy el mismo del Barcelona. Pero es normal. Jugás todo el año con la misma gente. Acá tenía una nueva posición y una nueva forma de jugar de mis compañeros. Esa falta de conocimiento se tradujo en falta de confianza. No me soltaba", se excusó el enlace de 21 años. ¿Y dónde lo pondrán? "No hablé con Diego como técnico. Sólo cuando fue a Barcelona, antes de que arrancara contra Escocia. Por eso, no sé cómo me va a hacer jugar", cerró Messi. Sin ganas de marcar tarjeta. Con ganas de escuchar La Marsellesa en vivo. Después de cantar su himno...

Comentá la nota