Seis pozos de bombeo salen de funcionamiento

Seis pozos de bombeo salen de funcionamiento
El Municipio admite que la medida afectará a los ciudadanos, ya que bajará la presión en los domicilios. Controlarán el derroche.
El Municipio anunció ayer mediante un comunicado oficial que comenzó a tomar medidas para dar cumplimiento al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

Ayer detuvieron el funcionamiento de los pozos de bombeo cuyos resultados, según los últimos análisis realizados por el Organismo de Control del Agua de Buenos Aires (OCABA), estaban por arriba del nivel de arsénico recomendado.

El fallo aconseja no superar los 0,05mg/l y estos arrojaron un nivel de 0,07mg/l y 0,08mg/l, por lo que el Municipio decidió detenerlos. "Estaban funcionando porque el agua que éstos inyectan a la red luego se mezcla con el agua del resto de los pozos de la ciudad, muchos de los cuales, construidos por esta gestión, sólo registran 0,01mg/l", explicaron desde el Municipio.

Dejaron de funcionar los pozos N° 3 (Lavalle entre San Lorenzo y Falucho), N° 6 (Italia y Dulbecco), N° 7 (General Paz y Vuelta Obligado), N° 16 (Libertad y Borges), N° 17 (Libertad y Laprida) y N° 20 (Comandante Escribano y Entre Ríos).

"La salida de funcionamiento de todos estos pozos ocasionará una fuerte pérdida de presión de agua que puede afectar diversas zonas de la ciudad", admitieron en el Municipio.

Inspectores en la calle

Atentos al problema que esto podría generar, inspectores municipales recorrerán la ciudad para controlar el uso irracional del agua. "Queremos contribuir al buen uso del agua y a que todo Junín pueda mantenga la presión de agua", dijeron.

Por ello se realizarán infracciones a todos aquellos vecinos que baldeen veredas, laven autos, rieguen en la calle, entre otras restricciones.

"Estas acciones –recordaron desde el Municipio– están penadas por la Justicia de Faltas y son onerosas para quienes las infringen. Por lo tanto, se apela a la responsabilidad de cada uno de los juninenses para el cuidado del agua."

Es que para el Gobierno Local está clarísimo que hay un importante derroche. Según las cifras oficiales del consumo de agua en diciembre, "cada juninense consumió 435 litros de agua diarios, cuando el recomendado asciende a los 200 litros diarios". Este cálculo –sacado de estándares internacionales– estima que son necesarios dos litros de agua para ingerir, 90 para ducharse, 12 para cepillarse los dientes sin cerrar la canilla durante 1 minuto dos veces al día, 18 para lavarse las manos durante 1 minuto en tres ocasiones durante un mismo día, 18 litros para afeitarse durante 3 minutos sin cerrar la canilla y 60 litros para la descarga del inodoro en tres ocasiones diarias.

"El uso racional del agua para nuestra ciudad es fundamental en este momento. Generalmente, las mayores pérdidas de agua se dan en los inodoros y se verifica también un exceso de consumo en la higiene personal", explicaron.

Comentá la nota