En seis meses estaría terminado el puente Kennedy - José Hernández

En seis meses estaría terminado el puente Kennedy - José Hernández
La Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos trabaja intensamente en el proyecto de cara al 17 de abril, cuando se abrirá la licitación a las empresas para los trabajos que demandarán cerca de cuatro meses y medio. Atendiendo la actual peligrosidad de circulación que presenta el sector, se apela a concluir cuanto antes todas las acciones.
Según las estimaciones del Municipio, en seis meses estarían terminadas las obras del puente que unirá los barrios Kennedy y José Hernández. Así se desprende del llamado a licitación pública que realiza la Comuna para la construcción de este enlace vehicular que aspira a disminuir siniestros viales y que, a su vez, busca integrar esas populosas barriadas.

“Este es un proyecto en el que venimos trabajando desde el año pasado tanto en su diseño, como en su cálculo y factibilidad”, señaló el secretario de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, José Salauati. “Hemos dicho que se trata de una prioridad de esta gestión que viene trabajando seriamente en la integración de los vecinos a través de importantes obras de infraestructura como lo fue, en su momento, el viaducto”, explicó el funcionario municipal en diálogo con el Diario.

Evitar la ruta

Tal como lo anunciara oportunamente LA OPINION, y una vez concluido el estudio de factibilidad por parte de la Dirección Provincial de Hidráulica, el Municipio llamó a licitación pública para la construcción de un puente sobre el arroyo Pergamino que permitirá conectar los barrios José Hernández y Kennedy.

El presupuesto oficial de la obra es de 1.957.052 pesos y la apertura de los pliegos será el próximo 17 de abril, a las 10:00, en la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos. Teniendo en cuenta que los técnicos estipularon un plazo de obra aproximado de cuatro meses y medio, nuestra ciudad disfrutará de este nuevo enlace en un término no mayor a seis meses.

“Recordemos que la zona de superposición de las rutas Nº 8 y 188 es de altísimo riesgo vial, esperamos descomprimir la situación que se genera con el tránsito constante que se registra en este sector”, dijo el secretario Salauati en la tarde del viernes.

Asimismo el funcionario de la Municipalidad manifestó que “se debe tener en cuenta que la complejidad del conflicto es de carácter multidimensional y su abordaje implica actuar a corto plazo por lo que el Ejecutivo decidió acelerar el proyecto de construcción del puente a pesar del magro presupuesto que tenemos para este año”, enfatizó José Salauati durante la entrevista llevada a cabo en las oficinas del área que funciona en el edificio del Correo.

Puente y Segundo Cruce

Teniendo en cuenta el desarrollo de nuevos proyectos, el secretario informó al Diario que este conector forma parte de los estudios de planificación urbana “que apuntan a afianzar el liderazgo regional de Pergamino. Esta obra de infraestructura es vital no sólo para los vecinos y transeúntes de esas barriadas, sino para toda la ciudad que verá agilizado el tránsito vehicular y peatonal”, explicó el funcionario, quien a la vez agregó que “se busca integrar la obra con el proyecto del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi) para el Segundo Cruce, previendo el futuro crecimiento urbano del sector, promoviendo un más fácil y cómodo progreso de todas las actividades y funciones de los barrios, reduciendo desplazamientos”.

En este sentido, cabe recordar que el Occovi anunciaría en las próximas semanas el nombre de la nueva empresa concesionaria del corredor de la ruta Nº 188, que además contará con un plazo de 18 meses para realizar las obras de seguridad vial proyectadas en el Segundo Cruce (rotonda semaforizada) y otras a los largo del Partido, como se detalló en anteriores ediciones.

Proyecto

La construcción del puente vehicular y peatonal sobre el arroyo Pergamino implicará una serie de mejoras adyacentes que favorecerán a los vecinos de dichos barrios y les brindarán una mejor calidad de vida.

“Con este proyecto, además se busca prever los accesos alternativos al sector desde la futura traza de la autovía Nº 8 para evitar las consecuencias no deseadas derivadas del impacto de los mismos. Esto quiere decir que tenemos que adecuar algunas calles internas de los barrios, su señalización y la construcción de ciclovías sobre calles colectoras y sobre los laterales de ruta Nº 32 entre el Segundo Cruce y Parque Industrial y también en la intersección frente a la Escuela Agrotécnica”, subrayó el arquitecto José Salauati.

Reclamo vecinal

El mes de octubre de 2007, un grupo de vecinos de los barrios Kennedy, José Hernández y Virgen de Guadalupe se movilizaron hacia el Palacio Municipal en reclamo de medidas viales que dotaran de mayor seguridad a la zona.

En la oportunidad se dejaron asentados reclamos puntuales que fueron atendidos pero que resultaron pocos al momento de prevenir siniestros y que pusieron en el tapete la urgencia de la concreción de una vía alternativa que permitiera a los vecinos circular hacia los barrios cercanos evitando el cruce de la carretera nacional.

Luego de aquellos planteos, la empresa Corredor Americano S.A. (concesionaria de la ruta Nº 8) colocó una serie de delimitadores logarítmicos de velocidad, además de todos los carteles indicadores correspondientes. A su vez el Municipio instaló los semáforos intermitentes antes y después del puente, en calle Mazzei y Trincavelli, un arco delimitador de altura y señalizó con pintura termoplástica el lomo de burro situado en Mazzei a metros de la arteria Gálvez.

Muy peligroso

Los inconvenientes son cotidianos, tanto para vecinos de la zona como para conductores, en el tramo de la superposición de rutas, dado el incesante tráfico vehicular que se registra. El paso continuo de unidades móviles de gran porte es alarmante y pone en peligro latente a los vecinos que necesitan a diario cruzar la cinta asfáltica para desarrollar sus actividades. La automarginación al sector termina siendo una alternativa para preservar la vida frente a tamaño riesgo.

La necesidad de contar con este nuevo puente y a fututo con la autovía en la ruta nacional Nº 8, que saque la carretera de la ciudad, se confirma con el pedido de los pergaminenses que se enfrentan al riesgo cada vez que intentan cruzarla. En determinados horarios es prácticamente imposible pasar, a la vez que el semáforo instalado en la esquina de Carpani Costa en varias ocasiones no es respetado por los transportistas.

Comentá la nota