Seis heridos siguen internados tras el fatal accidente del Rally Dakar

Tras el lamentable episodio que se cobró la vida de Natalia Gallardo, el esposo y la hija de la víctima están gravemente heridos. De diferente gravedad siguen graves un periodista brasileño, dos niños de 11 años y un joven de 24.
Seis de los siete heridos que fueron atropellados ayer por la tarde por la camioneta Desert Warrior del alemán Mirco Shultis, que además provocó la muerte de Natalia Gallardo, son atendidos en el Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto.

El piloto se salió de una curva e ingresó a un campo donde embistió a las personas en el ingreso a Alpa Corral, en el inicio de la parte competitiva de la primeta etapa del Dakar 2010, que se corrió en la provincia de Córdoba.

En el momento del episodio, la mujer vecina de Las Albahacas, en el sur provincial y cerca del lugar del accidente, se encontraba junto con su marido, Edgardo Saldaño (39), quien está internado con escoriaciones varias. En el mismo centro médico se encuentra la hija, Valentina (3), con lesiones menores y otros dos niños de 11 años, cada uno con fracturas diversas, sin peligro para sus vidas, se informó desde el nosocomio.

Tomás Gizzi, periodista brasileño de 39 años, también herido en la ocasión, está recibiendo atención en el Nuevo Hospital de Rio Cuarto, con contusiones diversas y politraumatismos.

Gallardo con politraumatismos, lesiones en cráneo, abdomen y una fractura grave de pelvis, falleció en el Hospital de Urgencias de Córdoba, trasladada en un helicóptero de Gendarmería Nacional, luego de sufrir dos paros cardiorrespiratorios.

En tanto en ese centro médico quedó internado Gabriel Gómez, de 24, oriundo de General Roca, Río Negro, con fractura de tibia y peroné, pero sin riesgos para su vida, explicó el doctor Norberto Bruza, jefe de guardia.

Al respecto, la organizadora ASO, emitió un comunicado sobre el desgraciado suceso, en el que da cuenta de la muerte de la mujer y de los otros espectadores que resultaron heridos, que están siendo atendidos.

"La organización del Rally Dakar, presenta sus sinceras condolencias a sus familias y permanece en vigilia con respecto a la evolución de los heridos". La ASO y las autoridades locales, "hacen un llamado de prudencia a la población y se solicita que respeten la zona de espectadores, especialmente organizadas para observar el paso de los vehículos".

Comentá la nota