Seis escuelas municipales abrirán durante el verano

El secretario de Educación de la comuna, Néstor Lofrano, anunció a LA CAPITAL que es el resultado de un acuerdo alcanzado con la Provincia, que abonará el sueldo de los docentes involucrados. Ya hay 500 inscriptos.
Seis establecimientos educativos municipales se sumarán al programa provincial "Escuelas abiertas en verano" por lo que entre el 4 de enero y el 12 de febrero recibirán a aproximadamente 500 chicos de barrios periféricos marplatenses, que realizarán actividades deportivas y recreativas y tomarán una merienda.

Así lo anunció a LA CAPITAL el secretario de Educación de la comuna, Néstor Lofrano, quien explicó que la apertura de dichos establecimientos es posible gracias a un acuerdo alcanzado con la provincia de Buenos Aires, que se hará cargo del sueldo de los docentes involucrados, en tanto la comuna aportará las instalaciones y los alimentos que se servirán a los chicos.

Tras consignar que la inscripción para el programa se realizó entre mediados de noviembre y principios de diciembre, Lofrano se mostró esperanzando con su éxito aun cuando recordó que experiencias anteriores no tuvieron buena respuesta. "Otros años se abrieron comedores y los chicos no iban", relató pero confió en que "si se inscribieron 500 chicos es porque van a ir".

Fue en este contexto que el funcionario municipal se mostró sorprendido por los reclamos realizados a través de LA CAPITAL por el concejal Eduardo Abud -a quien en las últimas horas se sumó su flamante compañero de bancada, Carlos Katz- en torno al funcionamiento de los comedores escolares municipales durante el verano.

"Me llama la atención que hayan sido radicales quienes hicieron el reclamo siendo que cuando ellos estuvieron al frente de la Municipalidad tampoco abrieron comedores en el verano" dijo Lofrano quien también lamentó que "hayan realizado sus críticas a través de los medios de comunicación y no hayan venido a hablar directamente conmigo".

Más allá del debate político, Lofrano puntualizó que los establecimientos que abrirán sus puertas en enero no serán los diez jardines que cuentan con comedores escolares en invierno sino otros cuyos directivos y docentes se mostraron interesados en el proyecto.

Se trata de las escuelas primarias número 2 -del barrio Libertad-, 5 -barrio San Patricio-, 10 -barrio San Salvador-Cerrito Sur-, 11 -barrio Camet- y 14 -barrio Belisario Roldán- así como la secundaria 104 -barrio Juramento-.

Además el titular de Educación relató que el programa tendrá una financiación mixta: la comuna se encargará de la compra de los alimentos mientras que la Provincia abonará el sueldo de los docentes, aun cuando formalmente son empleados municipales.

Aunque aclaró que la inscripción ya está cerrada, Lofrano explicó que quienes participarán del programa no necesariamente tienen que ser alumnos de las escuelas a las que concurrirán. "Pueden ir alumnos de escuelas provinciales o incluso aquellos que no estén escolarizados" dijo y recordó que "justamente una de las intenciones de este tipo de propuestas es captar a quienes están fuera del sistema y ayudarlos en su inserción".

En cuanto al fracaso de las experiencias que se hicieron anteriormente en este mismo sentido, Lofrano consideró que se debe a "una costumbre de las familias marplatenses de relocalizar a sus hijos en otros comedores, que pueden ser provinciales o barriales, durante el verano".

Otras visiones

Tal como informó LA CAPITAL, el funcionamiento de los comedores escolares municipales durante el verano había sido reclamado por el concejal radical Abud a través de un comunicado en el que estimó que los chicos afectados por la baja del servicio son más de 600.

"Sabemos que las necesidades de los chicos no hacen un parate durante el verano -reflexionaba Abud en dicho texto-. Necesitamos y pedimos que el servicio de merienda se extienda durante todo el verano y así cubrir todo el año completo".

"No encontramos motivos para que se interrumpa el servicio brindado por la Comuna", añadía más adelante Abud en un argumento que Lofrano refutó basándose en experiencias anteriores.

Ayer la posición de Abud tuvo el respaldo de Katz, quien se refirió a supuestos problemas económicos que impedirían al municipio hacer frente a la erogación necesaria para la compra de los alimentos.

?Solicitamos que se mantenga la actividad de los comedores escolares en las escuelas municipales debido a que en muchos barrios periféricos los chicos tienen acceso a la comida a partir de esos comedores. Si se cierran sería muy complicado para esos chicos?, pidió Katz antes de que Lofrano anunciara la apertura de las seis escuelas ya mencionadas.

Comunitarios

Existen 58 comedores comunitarios registrados en la secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de General Pueyrredon.

Sin embargo, los referentes del área respectiva recalcaron a LA CAPITAL que esos emprendimientos no están sostenidos por la comuna: solo se les realiza una orientación a través de asistentes sociales que intentan articular las actividades que allí se realizan con otros programas de índole recreativa, educativa o deportiva, por mencionar algunos.

Lo anterior significa que la existencia de un comedor comunitario en un área determinada no significa que las necesidades nutricionales de la población de ese lugar estén garantizadas.

La Provincia habilitará

cerca de 90 comedores

Serán alrededor de 90 los comedores escolares que continuarán funcionando durante el receso de verano en el partido de General Pueyrredon, según adelantaron ayer a LA CAPITAL fuentes del Consejo Escolar local.

Tal como informó este medio, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense informó que los comedores escolares continuarían funcionando durante el verano en todos los distritos y que a partir del primer día hábil de enero se agregará al servicio alimentario el programa "Escuelas Abiertas en Verano".

En General Pueyrredon, el número de establecimientos incluidos en dicho programa asciende a cerca de 90 escuelas provinciales en tanto que otras seis municipales harán lo propio -ver cuerpo principal-.

El programa, que se pone en marcha por décimo año consecutivo, combina el servicio alimentario con propuestas recreativas, culturales, deportivas y de vida en la naturaleza, dependiendo las actividades de las posibilidades de cada municipio.

Comentá la nota