Seis de cada diez productores neuquinos venden sus alimentos en el mercado local

La matriz está liderada por las confituras, con el 27%. Le siguen las bebidas (20%). En un tercer escalón se ubican la miel y los dulces y conservas (12%).

Los datos se desprenden de un informe del Centro Pyme Adeneu para deteminar qué se produce y cuál es el estado de situación.

Neuquén > Tan heterogéneo como incipiente, el sector alimentario ligado a la gastronomía y el turismo constituye uno de lo principales baluartes para el desarrollo estratégico y diversificado de la provincia. Sin embargo, la situación actual que atraviesa dispara numerosas dificultades para desarrollar su potencial y consolidarse en el mercado.

Más del 60 por ciento orienta su oferta hacia el mercado local y vende sus productos en igual porcentaje a consumidores finales a razón del registro y el volumen de venta que poseen. Algunas empresas, las más afortunadas, consiguen exportar sus productos, pero quienes lo hacen sólo representan el 8%. En medio se ubican aquellas que logran colocar sus alimentos en el mercado nacional y/o provincial.

Los datos proporcionados se desprenden de un informe realizado por el Centro Pyme Adeneu, en el marco del Programa provincial de Alimentos Neuquinos. El relevamiento incluye a empresas elaboradoras de productos con valor agregado.

De ahí se deduce que los consumidores finales son sus principales clientes, aunque los minoristas también ocupan un lugar destacado en las ventas, con el 40 por ciento. Mientras, cerca de un tercio de las empresas alimentarias intentan colocar sus productos en supermercados o restaurantes.

"Por eso se pide por una ley que exija a los grandes mercados a comprar un volumen mínimo de productos neuquinos para exhibir en sus góndolas", advirtió Paula Barría, coordinadora del Programa provincial de Alimentos Neuquinos.

Pocas son las empresas que venden sus productos a mayoristas (17%) y menos aún las que logran colocar la oferta en hoteles (11%), a pesar de estar asociadas al turismo y la gastronomía regional. Ocurre que es muy bajo el volumen que se ofrece y muchas veces no tiene la habilitación que se exige.

"En líneas generales la comercialización no está aceitada, lo que deja margen a la colocación de productos que proceden de afuera. Es el caso de los ahumados", comentó Barría, quien agregó: "Es mucho lo que hay por hacer. El sector es incipiente y tiene un gran potencial por desarrollar".

Heterogeneidad

Profundamente heterogéneo, en este sector conviven productores de los rubros de aromáticas, bebidas (cervezas artesanales, vinos y licores), carnes y fiambres, confituras, dulces y conservas, hongos, lácteos y derivados, miel y otros productos.

En este universo, las Pymes representan el 51 por ciento; mientras que el 46% viene dado por microempresas y el 3% por grandes emprendimientos ligados al rubro bebidas.

La mayoría son empresas familiares y unipersonales que poseen un desarrollo muy incipiente, capacidades reducidas y una estructura pequeña. Producen, procesan y venden sus productos con escasa mano de obra. El circuito productivo llega incluso a estar en manos de una sola persona.

Por eso el 59 por ciento de los emprendimientos productivos emplea menos de cinco personas, quienes desarrollan tareas productivas, de comercialización, atención al cliente, entre otras. En la otra punta están aquellas empresas que contratan a más de 20 trabajadores, las cuales representan sólo el 4%.

Más de la mitad poseen un establecimiento de producción propio, pero esto se debe a que la mayoría elabora los productos en su propia casa. Y en un 64 por ciento están habilitados, aunque la habilitación por lo general es municipal y no posee tránsito federal.

Registro del producto

De acuerdo al análisis de esta variable, el 44 por ciento de los productores tiene registrado su producto, contra un 17% que manifestó no tener registro de alimento alguno.

No obstante, se presume que el número de empresas que no tienen registrado lo que elaboran es mayor, al considerar el 39% de los casos que se listaron dentro de la opción "sin datos".

Esto significa que el producto no se puede comercializar legalmente. Tampoco tiene inocuidad alimentaria, según indicó Ezequiel Díaz Colodrero, quien colaboró con el relevamiento. Las empresas elaboradoras de bebidas son las que mayormente accedieron a un registro, seguidas por las de los rubros confituras, y dulces y conservas.

Localización

En cuanto a la distribución de las empresas que elaboran alimentos, la mayor parte de encuentra en las ciudades de Neuquén (28%), San Martín de los Andes (14%), Villa La Angostura (12%) y San Patricio del Chañar (8%), donde está radicada casi la totalidad de los grandes emprendimientos relevados, asociados a la elaboración de vinos.

Las confituras, principalmente el chocolate, lideran la matriz productiva del sector alimentario con el 27%. Le siguen las bebidas (20%), más abajo los dulces y conservas (12%) y la miel, con igual porcentaje.

En general son empresas de rubros diferentes que desarrollan la actividad de forma secundaria. Es decir, la elaboración de alimentos no constituye su principal sustento económico. Muchas elaboran más de un tipo, por lo que su actividad es poli-rubro.

El 58 por ciento lo hace sin conservantes artificiales, lo que podría constituirse en una ventaja comparativa a la hora de copar ciertos nichos de mercado que valoran lo natural, artesanal y saludable; y en general las micro empresas son las que presentan mayores dificultades para adquirir bienes de capital, si bien esta problemática es común a aproximadamente un cuarto de las Pymes que se encuestaron.

En tanto, los que pudieron adquirir equipamiento lo hicieron en mayor medida hace más de cinco años. La mayor antigüedad se presenta en las microempresas, aunque afecta incluso a más de un tercio de las Pymes. Posiblemente sea por las dificultades que tienen para acceder a créditos a baja tasa y con mayores facilidades, según se constata en el relevamiento.

Más de 100 fueron las empresas encuestadas para crear una base de datos y realizar un diagnóstico del sector. Sobre esta base, el informe prevé desarrollar acciones a corto y largo plazo para fortalecer y promocionar la elaboración de alimentos neuquinos.

De necesidades y acciones

Durante una reunión, los productores plantearon la necesidad de contar con un sello de calidad y origen neuquino para los alimentos.

Neuquén > En septiembre se realizó la primera reunión con productores de alimentos de diversas localidades en la sede del Centro Pyme Adeneu. Allí se planteó la necesidad de elaborar un sello de calidad y origen neuquino que dé valor agregado a los alimentos artesanales, permita garantizar la calidad de los mismos y fomente la conciencia en el consumidor acerca de los beneficios de adquirir este tipo de productos.

También se señaló la necesidad de realizar una exposición para promocionar la variedad de productos (al menos una vez al año); organizar rondas de negocios entre productores y supermercadistas; participar en ferias nacionales e internacionales; ofrecer facilidades impositivas y crediticias; fomentar el asociativismo; y ejercer mayor control en la venta ambulante y en el ingreso de alimentos de otras provincias.

Los productores, además, propusieron crear un sitio web y un catálogo donde figuren las empresas productoras. La capacitación fue otra de las necesidades ponderadas. El 40 por ciento de los encuestados lo requieren sobre la comercialización, seguido por la calidad (24%) y la producción (16%).

Problemáticas comunes

Dificultades para comercializar sus productos de forma efectiva, reducidos volúmenes de producción, difícil acceso a líneas de financiamiento, escasez de mano de obra capacitada y predispuesta, altos costos en la contratación de empleados, obstáculos que se presentan para capitalizarse o renovar equipos y maquinarias, problemas de orden climático (sequías, fuertes vientos, granizo, etc.), y ausencia de planes productivos estratégicamente diseñados y planificados desde el Estado como la falta de energía, luz, agua, pavimiento y demás carencias que complejizan el proceso productivo, desalientan la venta y el consumo de productos neuquinos. Estas son las problemáticas más frecuentes y acuciantes relevadas por el Centro Pyme Adeneu.

Comentá la nota