Seguridad para inversores financieros.

El titular del Mercado de Valores del Litoral, José María Candioti, destacó que está en vigencia en la entidad el Código de Protección al Inversor.
El titular del Mercado de Valores del Litoral, José María Candioti, destacó la vigencia en la entidad, desde el pasado 30 de abril, de un Código de Protección al Inversor, destinado a garantizar la trasparencia de las operaciones que se llevan adelante. "Tiene como objetivo eliminar tabúes, arrimar al inversor al mercado y al sistema financiero, y que conozca cuáles son sus derechos, que los protegen de las malas praxis en materia de manejo de fondos", enfatizó.

"Éste es un proyecto que no es contemporáneo de la crisis financiera mundial. Desde el año 2007, la Comisión Nacional de Valores comenzó un trabajo con todos los mercados de valores del país para dictar un Código de Protección al Inversor. Como organismo regulador, la Comisión Nacional de Valores tiene la misión específica de proteger al inversor", dice Candioti, quien señala que ahora, con lo sucedido en el mundo, es muy oportuno destacar que este proyecto se consolidó este año. "Nosotros lo tenemos vigente desde el 30 de abril y la Comisión Nacional de Valores acaba de hacer una reunión global con todos los intermediarios financieros de la República Argentina el pasado 5 de mayo, donde el presidente Eduardo Hecker hizo pública su existencia en el país".

Respecto del Código, Candioti destacó que, "si bien los mercados financieros tienen normas de autorregulación, los mercados de valores han dictado pautas que rigen para todos los agentes que operan allí. Hemos dictado nuestro propio código, que debe ser respetado y aplicado por todos los agentes que componen el Mercado de Valores del Litoral".

Agrega que el hecho de que se tengan que respetar las normas genera una mejora de los estándares de calidad y de la relación entre el inversor y el agente bursátil. "Mejora los niveles de trasparencia, de confianza y mejora definitivamente el del inversionista".

Otras medidas

Candioti destacó que en el Mercado de Valores del Litoral, aparte de este Código, hay un sistema de control permanente de todos los agentes. "Realizamos auditorías operativas dos veces por año a cada uno de nuestros agentes. En ellas, los agentes son supervisados en su operatoria desde el punto de vista general y, después, en su operativa particular sobre aquellos temas formales que hacen a la relación fundamental del agente de bolsa con el cliente como los registros de órdenes, registros de firmas, hora y fecha de las distintas operaciones concertadas. Asimismo, sobre la responsabilidad patrimonial del agente de bolsa y sobre los diferentes índices que hacen a la liquidez, que es lo más importante en la relación cliente-agente, en el sentido de que la decisión de un cliente en cuanto a su manejo de inversión debe ser inmediatamente respondido por su agente.

"Los Madoff, por cuestiones inherentes a la naturaleza del hombre, siempre pueden aparecer", dice Candioti, quien agrega que eso no quiere decir "que nosotros como intermediarios financieros no estemos siempre tratando de dictar normas cada vez más exigentes desde el punto de vista del cuidado del inversor".

Indica que, en una época en la cual el manejo de fondos de origen vidrioso está en el ojo de las autoridades, "nosotros tenemos normas que se acoplan a las del Banco Central, de la CNV y a las de la Unidad de Información Financiera. Nunca lo que haga uno será suficiente para cubrir todos los aspectos. Lo importante de este Código es que nació de un trabajo conjunto donde hubo que armonizar con todos los sectores y que llevó dos años, en un momento durante el cual en el resto del mundo se están buscando mecanismos para cuidar el inversor y para que los operadores e intermediarios no se desvíen, como ocurrió en la crisis mundial por excesos en la intermediación financiera".

Comentá la nota