La seguridad jurídica no fue obstáculo

La seguridad jurídica no fue obstáculo
A pesar de las advertencias de Arturo Valenzuela, el funcionario de Estados Unidos que se quejó por la seguridad jurídica, hubo un record de ofertas de empresas para aprovechar los beneficios de la ley de promoción de inversiones.
En la primera convocatoria de la Ley de Promoción de Inversiones se presentaron proyectos por 10.100 millones de pesos, un rendimiento superior al que mostró este régimen promocional en otros lanzamientos. El segmento para las grandes empresas fue sobrepasado, aunque las pequeñas y medianas no alcanzaron a ocupar todo lo que se les otorgaba. Los datos fueron presentados con entusiasmo por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la titular de Industria y Turismo, Débora Giorgi, sobre todo después del cruce con el subsecretario para América latina de Estados Unidos, Arturo Valenzuela, quien dijo que empresarios de su país no veían seguridad jurídica para invertir. "Faltó un poco de difusión, aun así tenemos un record que es importante y que muestra claramente un clima y unas ganas de invertir y de producir en Argentina", indicó la jefa de Estado.

La Ley de Promoción de Inversiones (LPI) prevé para las empresas beneficiadas la devolución anticipada del IVA que se generó por la inversión o la amortización acelerada del Impuesto a las Ganancias. Permite reducir la carga impositiva que la empresa tiene al comenzar la inversión, el período más crítico en términos financieros. Las firmas deben optar por una de las opciones y sólo podrán acceder a ambas los proyectos de reconversión industrial sustentable o destinados totalmente al mercado de exportación.

En este llamado se presentaron 94 empresas, un 57 por ciento más que la máxima convocatoria que había tenido este régimen promocional, lanzado en 2004. Además, fueron 30 pymes, más del doble del mejor registro. La mitad de las empresas presentaron nuevos proyectos de inversión, mientras que la otra mitad se vienen ejecutando desde 2007 a la fecha. Se presentaron empresas gráficas, manufactureras, automotrices, autopartistas, alimentarias, metalmecánicas, de bienes de capital, agroindustriales, químicas, farmacéuticas y textiles.

Según los datos oficiales, entre todas las propuestas se podrían generar 12 mil puestos de trabajo, ventas por 49.100 millones de pesos y exportaciones por 30 mil millones de pesos. De esto se desprende que por cada peso que otorga el Estado se generarían 11 de inversiones, 53 por ventas y 32 por exportaciones. De concretarse, serían resultados superiores a los estimados originalmente.

Este llamado de la LPI fue hecho hace dos meses. Se dirigió a dos segmentos, 500 millones a las grandes empresas y 300 millones a las pymes. La diferenciación en cupos fue un aspecto que la distinguió de su versión anterior, impulsada por Roberto Lavagna. El objetivo de Giorgi fue impedir la competencia por el beneficio entre empresas de desigual tamaño.

Los 500 millones destinados a las grandes empresas fueron sobrepasados, ya que el pedido en este segmento fue de 816 millones, por lo que no todas accederán al beneficio. Se priorizará, entre otras cosas, el impacto laboral. En cambio, para el caso de las pymes, sólo fueron solicitados beneficios por 100 millones, quedando vacantes 200 millones. Esto muestra que el diagnóstico de Industria era certero, por el exceso de empresas grandes sobre pequeñas. A pesar de ello, no ofrecieron soluciones para mejorar la promoción sobre las empresas chicas, lo que derivó en este resultado subóptimo. De esta forma, el primer cupo cerrará con 600 millones y quedarán 3 mil millones a otorgar hasta fin del año que viene.

El menor desempeño de las pymes es relativizado desde la cartera que encabeza Giorgi. "Desde 2004 –cuando comenzó a funcionar la ley– hasta 2007 el llamado más importante fue de 16 pymes. Ahora pudimos duplicar el número", resaltan. Sin embargo, reconocen que no es fácil promocionar estos programas, en especial para las provincias más postergadas. En efecto, la concentración geográfica en este llamado fue muy alta. La provincia de Buenos Aires concentró casi el 40 por ciento de las presentaciones y junto a Córdoba y Santa Fe reúnen el 80 por ciento. Para el próximo lanzamiento se hará hincapié en promocionar el régimen fuera de los núcleos urbanos más importantes.

Comentá la nota