SEGURIDAD E HIGIENE Desacuerdo de los comerciantes con la reforma al cobro

Un nuevo episodio de controversias parece gestarse en el horizonte de los concejales. En este caso, el quid de la cuestión surge en el seno de una comisión integrada por ediles y el equipo de Economía del municipio, encabezado por la secretaría de Hacienda, Malena Baro, quienes trabajan en la aplicación de reformas al mecanismo de cálculo que deriva en los montos a cobrar en concepto de Tasa de Seguridad e Higiene.
Como se sabe, ese tributo está dirigido al sector comercial, cuyos actores no están para nada convencidos del modelo de deducción de tarifas que pretende implantar el gobierno local, que para ser promulgado debe contar con el asentimiento del Concejo Deliberante.

La propuesta de Baro –apoyada por parte del cuerpo parlamentario- es que el importe de las facturas correspondientes a esa tasa sea determinado sólo en base a la facturación de las empresas y negocios, cuando en la actualidad se toman en cuenta ese y otros dos parámetros: la superficie cubierta de esos lugares y la cantidad de empleados en relación de dependencia.

Ayer el proyecto le fue comunicado al tesorero de la Sociedad Comercio e Industria, Marcelo Storani, quien no salió conforme con lo que escuchó en el Salón Azul de la comuna.

El directivo de la entidad de calle 25 de Mayo fue claro al expresar la postura institucional de que se siga trabajando sobre las tres variables por las cuales se viene efectuando el cobro de la tasa. “De esta manera, cuando uno tiene tres variables, siempre hay una que amortigua a la otra y eso hace que el importe de la tasa no se dispare”, justificó en declaraciones a La Verdad.

Más adelante, Storani sostuvo que la comisión que estudia el asunto en la Municipalidad debería seguir trabajando sobre las pruebas que se están haciendo, “porque hay una masa de contribuyentes que sufriría un aumento muy significativo, a otros le vendría un incremento más moderado y en algunos casos habría disminuciones”.

Sobre ese punto puso un ejemplo: “Un rubro que puede tener una facturación importante como una estación de servicio, pero con una rentabilidad muy baja, solamente con la base de ingresos podría llegar a pagar un importe muy superior a que si consideramos tres cuestiones para la metodología de cálculo”.

“Hay que trabajar sobre los padrones y por sobre todo buscar un método que sea equitativo, justo. No se puede estar pensando en legislar a dedo y cobrarle a uno una cosa y a otros, otra”, disparó.

Storani advirtió que “como lo hicimos en 1993, cuando con el municipio habíamos consensuado que el método más equitativo era establecer el cobro en base a tres indicadores, seguimos opinando lo mismo. En razón de ello, me queda por reunirme con la mesa directiva para seguir analizando este modelo propuesto por la comuna y los concejales. Pero vamos a permanecer con nuestro punto de vista y tratando de aportar alguna idea que sirva para mejorar esta oferta”.

Si bien en un momento de la nota aclaró que el encuentro de ayer fue una reunión preliminar para comenzar a analizar las tratativas, lo cierto es que no hay mucho tiempo por delante para estudiar la cuestión, puesto que la intención del Ejecutivo es presentar el nuevo esquema con el proyecto de presupuesto de 2009, que debe ser entregado al Concejo a fin de mes.

EPÍGRAFES

El equipo de Economía del municipio estuvo encabezado por la secretaría de Hacienda, Malena Baro.

El tesorero de Comercio e Industria, Marcelo Storani, no salió conforme de la reunión.

PARA RECUADROOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Una contribución

“más progresista”

El concejal kirchnerista Andrés Rosa interviene en la comisión que evalúa modificaciones en el cálculo de importes tributarios y aseguró que se busca “una contribución más progresista”.

“Está claro que no guía un ánimo recaudador, porque se han hecho tres pruebas distintas modificando la alícuota y los incrementos que habría en los reembolsos oscilarían entre el 17 y 27 por ciento”, afirmó Rosa a La Verdad.

Asimismo reveló que en uno de los ensayos que se ha hecho, el cincuenta por ciento de los contribuyentes (empresas, comercios e industrias) pagarían la mitad de lo que abonan en la actualidad. “Evidentemente tiene un impacto fuerte en instituciones con un nivel de facturación importante y que desde hace veinte años hacen un aporte mínimo, que en algunos casos molesta”, indicó.

En cuanto alas objeciones de los comerciantes, el edil dijo que “trataremos de agotar el diálogo y discutir el asunto con Comercio e Industria, pero como concejales tenemos la responsabilidad mayor de legislar por el conjunto de la comunidad”.

“La idea es llegar a fines de octubre con reformas en las tasas de Seguridad e Higiene y Seguridad Vial. Sobre esta última empezaremos a trabajar el lunes”, anticipó.

Comentá la nota