La seguridad que falta en una importante obra

La realización de una importante obra de repavimentación sobre Ruta 3 tiene un agregado que, con poco por hacer, puede cubrirse y ganar en seguridad para los circunstanciales conductores que transitan por la zona, para todos en general y particularmente para los foráneos quienes, desconociendo el trazado de la cinta asfáltica, se encuentran con una considerable disminución de calzada en algunos tramos, con banquinas "descalzadas" y equipos viales en peligrosas posiciones.
En todo el trazado de trabajo falta cartelería preventiva que indique los trabajos que se realizan, que soliciten aminorar la velocidad y la presencia de equipos viales a los costados de la cinta asfáltica, lo que provocaría una atención especial de los conductores.

Además de ello, el "descalzado" de la ruta -altura entre el asfalto y la banquina- en algunos tramos llega a los diez centímetros, altura que podría generar una abrupta salida hacia el descampado y hasta el eventual vuelco de un vehículo que "mordiera" la ruta, principalmente de un camión o un colectivo de larga distancia.

Hay que prever que la zona, acotada en el espacio de ruta y sumamente oscura por la falta de alumbrado público, puede ocasionar una maniobra imprevista que pudiera concluir en un accidente como el ocurrido en la noche del domingo, cuando un Volkswagen Gol terminó estrellándose contra la parte posterior de un camión.

El pesado vehículo bajó considerablemente su velocidad de circulación para poder abandonar la cinta asfáltica -teniendo en cuenta la diferencia de nivel- lo que sorprendió al conductor del auto, produciéndose el accidente que si bien no causó lesiones graves para el único ocupante del Gol, provocó la virtual destrucción del rodado menor.

Comentá la nota