Seguridad: un contrapunto de miembros del Gabinete

A diferencia de Lima, Fernández opina que no hace falta cambios de estrategia o piezas.
En un nuevo debate por el tema de la inseguridad generado por una seguidilla de crímenes en el último mes, el ministro de Gobierno, Emilio Fernández, se diferenció del secretario general de la Gobernación, Walter Lima, quien el sábado último dijo que "hace falta un poco de cada cosa" cuando se le consultó si es necesario un cambio de estrategias o de funcionarios en el área Seguridad.

Fernández dijo que coincide con su compañero de Gabinete en que "la seguridad es uno de los temas que más preocupa". Pero se diferenció defendiendo la permanencia de su equipo de colaboradores en el área: "Cambio de piezas es otra cosa", lanzó.

El ministro dijo que "hay que intensificar estas políticas con éstos u otros actores. Eso lo decide el gobernador. Pero yo creo que la gente que está ahora tiene sus valores desde el punto de vista de la honestidad, la dedicación al trabajo y el esfuerzo".

Agregó que "esto tiene mucho que ver con una situación de coyuntura. Tiene que ver con que si ese grupo tiene la confianza de quien gobierna para llevar adelante el plan. Qué importa que la gente no conozca la cara de Marinero, de Fernández o de cualquiera, lo importante es que la gente se sienta un poquito menos sensible a la inseguridad".

El titular de Gobierno tampoco cree que haya que impulsar un cambio de estrategias. "Para que haya un cambio de estrategia deberíamos haber errado en un cambio de diagnóstico, y haber errado en las políticas que estamos desarrollando y yo creo que no. Lo que hay es efectivo y va a ir dando su resultado a corto, mediano y largo plazo. Obvio que el cambio social es a largo plazo", aseguró.

El funcionario también relativizó el papel de la Policía en la seguidilla de crímenes, seis, en el último mes en San Juan. "La Policía está para prevenir y reprimir. Qué tienen que ver estos últimos crímenes que se han suscitado en la provincia, la mayoría tienen que ver con violencia e inconductas sociales, no con la actividad delictiva. Guerras entre dos familias, vecino contra otro vecino, un crimen pasional qué tienen que ver con la Policía".

Y profundizó: "el último crimen aparentemente se trata de un ajuste de cuentas. Qué tiene que ver la Policía en eso ¡Eso no se corrige con más equipamiento o más policías, se corrige con más educación!".

Agregó que "esto no es desentenderse, significa no escaparle al diagnóstico. Si hubiera bandas delictivas en la provincia, entonces sí tendría que ver, pero esto es violencia social. Y todas estas cosas se han atacado, apuntando a la contención social, a la infraestructura, a la educación".

Comentá la nota