La seguridad, bajo análisis

El ministro Aramburu, el comisario Papa y la plana mayor de la Policía provincial analizaron la situación de la seguridad en la Provincia. Planificaron acciones para lo que resta del año y hasta 2010.
Autoridades del Gobierno de la Provincia se reunieron ayer con la plana mayor de la Policía con el fin de analizar las estrategias tendientes a aplicar en materia de seguridad y orden público durante los meses venideros y 2010.

Del encuentro participaron el ministro de Gobierno, Guillermo Aramburu, el Secretario del área, Rubén Bahntje, el jefe de la Policía Comisario Mayor, Walter Papa; el Director General de Seguridad, Comisario Inspector Roberto Velez, el Director de Administración, Comisario Inspector, Pedro Escobar, el Jefe Unidad Norte, Jorge Escalada, el Jefe de la Unidad Centro, César Nuñez, el Director general de investigaciones, Comisario Inspector Luis Nuñez, el Director General de Policía Judicial, Comisario Inspector Mario Marino, el Jefe de la Secretaría General, Comisario Inspector Pinto Troche y el Director de General de Policía Penitenciaria Comisario Mayor José Ojeda.

En el encuentro se abordaron distintos temas, entre ellos la asunción del nuevo subjefe de la Policía Comisario Inspector Roberto Vélez, la incorporación de personal a la fuerza y mayores herramientas para luchar contra delitos económicos.

Asimismo se solicitó destrabar algunas cuestiones económicas para la policía y se abordó la reiterancia de delitos en Río Grande y Ushuaia y la ley de Flagrancia impulsado por la Jefatura.

Al término de la reunión el secretario de Gobierno, Rubén Bahntje, señaló que el encuentro se realizó junto a los oficiales jefes y se efectuó "un repaso de la situación actual de la Policía", y anunció que se trabajará con la Legislatura provincial "para que en el menor tiempo posible puedan sancionarse las modificaciones al Código Procesal Penal solicitadas por el Ejecutivo y que fueron consensuadas con la Plana Mayor de la Fuerza". Esta reforma propone la introducción de la figura de flagrancia, a los fines de evitar que los delincuentes reincidan permanentemente.

"El proyecto ha recibido un significativo apoyo de diversas instituciones, tales como la cámara de comercio y los municipios", aseguró el Secretario, "y creemos que llevando a cabo esta reforma del Código para que el delincuente que es apresado no esté a las 48 o 72 horas nuevamente libre y cometiendo ilícitos, podremos mitigar en gran parte la cantidad de delitos", sostuvo.

Para el funcionario, el limitado accionar de la Justicia "tiene que ver con el Código Procesal actual", pero afirmó que de concretarse las modificaciones "los jueces tendrán en sus manos las herramientas legales que permitan que al detenerse a la persona en flagrante delito, se le pueda iniciar un juicio directísimo".

Por otra parte, el Secretario destacó la creación al inicio de la gestión de la Gobernadora Ríos de la División de Delitos Económicos en el ámbito de la Policía provincial, "que ha colaborado permanentemente con la Justicia, y en donde hay ya causas por defraudaciones a la administración pública del orden de los 100 millones de pesos, trece procesados y un detenido".

En este sentido, Bahntje recalcó que "lo primero que atacó este Gobierno fueron los delitos de guantes blancos y al narcotráfico", y que ahora el objetivo es disminuir la tasa de los denominados delitos comunes "que son cometidos una, dos, tres o cuatro veces y sin embargo, sus autores continúan en la calles, por lo cual la sensación de inseguridad que manifiesta la gente no es una sensación, es una realidad", dijo.

"Este proyecto garantiza el derecho de las personas, y a su vez, propone un accionar mucho más rápido que permite evitar la reiteración de estos hechos, por lo cual esperamos que en la próxima sesión de la Legislatura sea sancionado para que los jueces cuenten con esta herramienta", concluyó.

Comentá la nota