Segura pone sobre la mesa la venta del ingenio La Esperanza

Diferenciándose del fellnerismo, el vicegobernador de la provincia, Pedro Segura, consideró imperiosa la necesidad de completar el proceso de liquidación del Ingenio La Esperanza y estimó que el llamado a licitación ya debería haberse producido para poder entregar la planta agroindustrial en enero o febrero de 2010.
Sobre la situación por la que atraviesa la empresa, Segura expuso: "hablé muchas veces y repito siempre lo mismo. Cada vez que se va terminado la zafra es el mejor momento para entregarlo".

"A ese ingenio habría que haber llamado ya a licitación -remarcó el funcionario y aseguró que- ya se tendrían que estar abriendo los sobres de la licitación y viendo como hacemos para entregarlo en enero o febrero".

"Es un tema muy delicado, más allá de la cantinela de siempre, de las dos mil familias que viven del ingenio", explicó en una extensa entrevista concedida al programa "Sin límites" que emite el canal de aire local.

Advirtió además que "para que tengamos una idea de qué estamos hablando, este año el Gobierno de la Provincia ha puesto entre siete y diez millones de pesos para financiar la zafra de algo que sabemos que es totalmente inviable. El ingenio La Esperanza no es viable -reiteró enfáticamente- como está hoy no es viable".

Sobre este último punto sostuvo que "no es viable, por una sencilla razón. Teníamos casi doce mil hectáreas de caña de azúcar y hoy tenemos nada más que seis mil -y explicó que- de esas seis mil, como no se pudo comprar agroquímicos en su momento, la caña viene con menor rinde".

"No se puede tener un ingenio como ese para cinco o seis mil hectáreas con dos mil empleados permanentes. Este es un tema que le seguimos dando vueltas pero todos los años nos va enredando cada vez más", añadió.

Al exponer nuevamente su visión particular de la empresa, reiteró que "hay que hacer un pliego de condiciones, hay que llamar a licitación y el ingenio habría que entregarlo, si es posible en enero, cuestión de que en febrero, los que se hagan cargo ya empiecen a pagar ellos los salarios, porque es cuando empieza el problema".

Consultado acerca de si los impedimentos para que se lleve adelante el proceso licitatorio están vinculados a la falta de voluntad política o a problemas legales, Segura fue contundente al precisar: "creo que es una decisión política, fundamentalmente de tomar el toro por las astas. Los temas legales… si bien es cierto que la justicia tiene sus tiempos y demás, éste es un tema que viene ya más que hablado. Ha estado a punto de llamarse a licitación hace cosa de siete meses atrás y se paró el llamado a licitación".

Reforzando su idea puntualizó: "en esto hay que cerrar los ojos, como se hace en muchas cosas, llamar a licitación y darle para adelante. No veo otra alternativa".

Luego de advertir que La Esperanza está a un paso de quedar afuera del negocio que representan los biocombustibles que cortarán las naftas a partir de 2010, el vicegobernador aseguró: "estos son los temas que tenemos que trabajar en serio, sin miedos y sin tapujos. Acá no es cuestión de que mañana salgan a decir que Juan o Pedro se quieren quedar con el Ingenio. Hay que hacer un llamado a licitación claro, transparente, con tiempo y poner los pliegos ahí. El que compra el pliego, se presenta y obtiene la mejor oferta, vamos para adelante".

Finalmente señaló "tanto como cuando era diputado y el que hoy es gobernador era vicegobernador, salimos a caminar las calles para las candidaturas nuestras, siempre hablamos que al ingenio La Esperanza no se lo va a dejar de lado y vamos a seguir atendiendo los problemas que tienen los dos mil empleados".

Comentá la nota