El segundo mandato de Evo ya tiene hoja de ruta

Prometió cambios profundos en las estructuras del Estado y una ley que regule las autonomías regionales. Tendrá a su favor mayoría en el Congreso y el respaldo del 62% de los bolivianos que lo votaron en diciembre.
En 18 días, Evo Morales asumirá un nuevo mandato como presidente. Esta vez será al frente de un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, según la definición de Bolivia que ofrece la Constitución aprobada en 2009. Aplicar esa nueva Carta Magna será el principal desafío que enfrentará el líder cocalero hasta 2015. Así lo reconoce en una extensa entrevista concedida al diario paceño La Razón. Morales prometió la "refundación" del país, "no solamente con cambios en temas económicos, sino también en esta estructura del Estado". "Tiene que haber dos grandes transformaciones: en el Poder Judicial y en la Policía. Esas estructuras todavía no han cambiado y se requieren nuevas normas para transformar estas estructuras del país, que están al servicio del pueblo boliviano", dijo el presidente.

Morales enfrentará un escenario político radicalmente diferente al que encontró cuando asumió su primer mandato, en enero de 2006, con un Senado adverso y líderes regionales fortalecidos por una demanda autonómica que complicó seriamente la gobernabilidad. Hoy la Cámara alta pasó a manos del oficialismo, mientras que La Paz ha logrado viabilizar el proceso de descentralización a través de la nueva Constitución. "Para la implementación de la autonomía tiene que haber una Ley Marco de Autonomías", explicó Morales, quien sin embargo prometió no abusar de la mayoría oficialista en el Congreso. "Dialogaremos con la oposición para sacar las leyes, pero si no hay acuerdo estamos obligados a aprobar rápidamente, porque no vamos a seguir esperando".

"Y si hablamos de atender las demandas sociales –dijo Evo–, ya tenemos preparada una ley de regulación y regularización de la propiedad, especialmente en las llamadas zonas suburbanas, donde a la gente ni siquiera podemos conectarle gas domiciliario y agua potable".

El presidente boliviano tiene pensado modificar la estructura de la Policía Nacional, a la que considera "alejada de las necesidades del pueblo boliviano". La Policía fue cuestionada por el gobierno después de la presunta fuga del líder opositor y ex candidato Manfred Reyes Villa hacia Estados Unidos. Para el Ejecutivo, el ex militar huyó con ayuda de jueces y policías "corruptos".

Morales se refirió también a temas económicos, resaltando la idea de otorgar créditos sin intereses a sectores agropecuarios y de la construcción. "La idea es que no falte alimento para el pueblo", dijo. Por ello, prevé levantar plantas procesadores de leche y de soja, además de fortalecer la industrialización de otras materias primas como el petróleo y la minería para obtener divisas.

Los cambios que prometió el líder indígena para el país al parecer no alcanzarán a su vida privada. Evo seguirá imponiendo a sus ministros un frenético ritmo de trabajo que se inicia a las 5 de la mañana y se extiende hasta bien pasada la medianoche. Los bolivianos tampoco podrán esperar una boda presidencial, porque "es difícil cuando uno dedica su tiempo completo a Bolivia".

Evo tiene dos hijos de diferentes mujeres, pero nunca quiso casarse porque "los enemigos de la derecha te pueden agarrar por ese lado para dañarte". "En los años 80, cuando asumí la dirección sindical, unos militantes del Partido Comunista me dijeron: Evo, cuídate del lado sentimental; cuando a un líder no pueden tumbarlo, tratan de destrozarlo por el lado sentimental; y eso me hizo pensar mucho".

Los autonomistas pidieron pista

Los gobiernos de Santa Cruz, Beni y Tarija, los tres departamentos orientales que son el eje de la oposición autonómica al gobierno de Evo Morales, están desde ayer en manos de prefectos interinos. Sus titulares, Roberto Costas, Ernesto Suárez y Mario Cossío renunciaron a sus cargos para cumplir con la ley electoral, que exige la dimisión de los candidatos con cargo 90 días antes de las elecciones. El 4 de abril, los bolivianos renovarán prefectos en los nueve departamentos del país y autoridades municipales e indígenas en el marco de la nueva Constitución del Estado aprobada el año pasado. El presidente Evo Morales dijo ayer que confía en que el Movimiento al Socialismo (MAS) que lidera ganará "en todas las regiones". Su optimismo responde a los buenos resultados que su candidatura obtuvo en las elecciones generales de diciembre en bastiones opositores como Tarija o Chuquisaca.

Comentá la nota