Segundo embargo y secuestro de muebles a la alicaída Mercedes Vázquez

Hace menos de dos meses era la voz del gobierno en fuga. Tras la derrota de su jefe Arturo Colombi, la operadora María Mercedes Vázquez, no para de recibir viejos acreedores. Fiel a su estilo la ex funcionaria con despacho en LT7 "sacaba a cuenta" y no pagaba. Ahora le quieren cobrar. Como hace 15 días, en las próximas horas volverían por segunda vez a su casa sobre la calle Bonastre para "levantar" todos los muebles. La mamá de "las indigentes" justifica "su olvido" en "los expedientes del gobierno" estancados por orden judicial.
En las próximas horas la operadora María Mercedes Vázquez sufrirá como casi durante toda su vida un nuevo embargo de bienes, originados por el no cumplimiento de compromisos adeudados. Si bien para la "mamá de las indigentes" la situación no es nueva, la cuestión no deja de ser incómoda. La operadora predilecta de Arturo Colombi, "eternamente" sufrió el embate de acreedores que judicialmente le obligaban a cumplir "la palabra empeñada". Desde su paso como "administrativa" en el diario el litoral y sumergida en la precariedad económica de ese momento, al día de hoy en la ostentación concebida del calor del poder de Arturo, sus "mañas" parecen estar más vigentes que nunca.

Hace menos de 15 días la "amiga de Diego Mosquera" ya debió soportar el embate de un acreedor que se llevó varios elementos móviles de su "remozada" casa particular sobre la calle Bonastre en el barrio Ex Aero Club. No trascendió a quien quedó a deber "la devenida" operadora, pero lo cierto es que mientras ella predicaba honestidad, transparencia, decencia y humildad en el micrófono pago de LT7, desde su domicilio la justicia se llevaba varios artículos para "honrar" la deuda que negaba en privado. En las primeras horas de hoy, la "mamá de las chicas que pidieron al gobierno pasajes de indigente en colectivo a Buenos Aires", volvió a contestar un llamado telefónico. Desde el otro lado le reclamaban que "honre sus compromisos". En saco roto cayó la solicitud del acreedor cuando "en una sobreactuación teatral "la viva" rogaba que no vuelvan a "sacarle nada". "Le paso los números de expedientes que están pendientes de pago en el gobierno y compruebe usted. No tengo plata para pagar", exclamaba a los gritos en los pasillos de la vetusta.

Comentá la nota