La segunda quincena comenzó con mayor ingreso de visitantes

Se estima que en el transcurso del fin de semana llegaron a Mar del Plata unos 370 mil turistas. La ocupación hotelera ronda el 90%. Destacan que la temporada ya supera "ampliamente" a las anteriores.
El recambio de quincena dejó un saldo positivo para la ciudad. Ingresaron más visitantes de los que se fueron luego de haber concluido su período vacacional. Manteniendo la tendencia que se había iniciado el viernes y que continuó el sábado, en la mañana de ayer seguía siendo incesante el ingreso de vehículos por la autovía 2, a razón de 20 por minuto y con picos de 35 por minuto, mientras los que se iban no superaban los 15 por minuto.

Con los hoteles trabajando con un 90% de ocupación en promedio, se aguarda un movimiento aún mayor en los días que vienen que el ya se dio muy bueno durante la primera quincena.

De esta forma se mantendría la tendencia -común hasta en los años más flojos- de la segunda quincena como el momento cumbre de toda la temporada. Esa tendencia que es la que determina que la mayoría de los espectáculos de una noche se concentren en esos días, sean recitales, eventos deportivos, entre otros.

El presidente del Ente Municipal de Turismo Pablo Fernández, hizo un balance de la segunda quincena según el cual -y por datos recabados entre los diferentes operadores del sector "esta temporada supera holgadamente a las de años anteriores". "Hace muchos años que no veíamos la congestión que hubo el sábado en la ruta 2 para que los turistas llegaran a Mar del Plata y a otros destinos de la costa", destacó.

El funcionario consideró que "esto indica que todo está funcionando bien y los comercios tuvieron un muy buen cierre de quincena".

Asimismo, estimó el ingreso de este fin de semana a la ciudad en más de 370 mil personas.

Por otra parte, personal de la policía Vial y del Centro del Operativo Sol (Cosol), que llevan las estadísticas del tránsito vehicular, indicaron que durante la mañana de ayer ingresaron 20 automóviles por minuto, pero con picos de 35 vehículos, mientras regresaban hacia la Capital Federal por la misma ruta unos 15 vehículos por minuto.

Afortunadamente dicho tráfico se estaba desarrollando sin inconvenientes y sin registro de accidentes.

Mogotes, un termómetro

Cada balneario de Mar del Plata tiene un perfil de público definido. Así como están los orientados a un público juvenil -como Playa Grande, La Perla o las playas del sur- o a las personas mayores -la Bristol o la Popular-, hay un sector que atrae en general a familias, con integrantes de todas las gamas etáreas, como es el caso de Punta Mogotes, en el que confluyen turistas y marplatenses. Dicho balneario es, además uno de los termómetros que sirve para marcar la marcha del movimiento turístico que se experimenta en la ciudad.

El complejo de 24 balnearios abarca 1.500 metros de playa sin escolleras, al sur del Puerto tiene 7.261 carpas y playas de estacionamiento para 10.000 automóviles.

Si bien en la zona no es habitual utilizar sombrillas -dado que en la zona se registran fuertes vientos- uno de los balnearios que tiene concesión en la zona ofrece el servicio en su solarium, incluyendo acceso a la pileta, reposeras, vestuarios, juegos, mesas y sillas.

En los balnearios 5 al 8, pertenecientes al Automóvil Club Argentino, predominan las familias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que pueden disfrutar de distintas actividades, como certámenes de baile, campeonatos de penales del cual tomó parte el sábado el ex futbolista Néstor Fabbri- y juegos guiados por profesores para los más chicos.

Félix Antón, encargado de los balnearios 3 y 4, denominados Cash, informó que "mantuvimos los precios del año pasado y tenemos entre un 15 y un 20 por ciento más de turistas". Además refirió que la procedencia de los visitantes "es variada, porque si bien la mayoría son de Buenos Aires y Mar del Plata tenemos gente de Jujuy, Mendoza, Córdoba, Santiago del Estero y Río Gallegos".

Las estadías en carpas "son por temporada, mes o quincena, y en menor medida por día", añadió Antón.

En el balneario 12 "hay muchas familias del interior del país", señaló Augusto Di Giovanni, encargado del parador, "y a diferencia de otros balnearios no tenemos gente de Mar del Plata, porque para ellos es caro y eligen otro lugar"; y en cambio en los balnearios 17 y 18, ambos de La Princesa, hay mayoría de marplatenses.

En ese sentido, Di Giovanni contó que "es muy federal la procedencia, vienen de distintas ciudades del país" y expresó que la ocupación "alcanza diariamente al 80 por ciento, sobre un total de 360 carpas".

Los servicios no difieren mucho uno de otro, ya que cada balneario cuenta con gastronomía, pileta, kiosco, panadería, gimnasio y espacio recreativo con profesores o animadores. La mayoría tiene canchas de papi fútbol y algunos, como el balneario 4, agrega peluquería; el 18, que tiene una boutique de playa, con venta de sombreros, ojotas y carteras; o el 1, que tiene una cancha de fútbol playa.

Algunos precios

En esa zona, a la hora de comer rápido en la playa, una hamburguesa cuesta 10 pesos, una gaseosa $ 7, un sandwich de jamón y queso $ 11, un lomito $ 17, una milanesa $ 13, un super pancho $ 7, una empanada $ 3 y un café $ 5.

Para comidas más elaboradas, una mayonesa de ave sale $ 16, una mayonesa de atún $ 18, un vittel thone $ 14, un matambre $ 13, un bife de chorizo $ 33, un bife de lomo $ 38, un omelette $ 16, un plato de sorrentinos $ 24 y de ravioles

$ 19.

Para acompañar alguna comida, se debe agregar desde $ 11 para tomar un vino o $ 15 si se desea cerveza, mientras que para el postre una ensalada de frutas se consigue a $ 10, flan a $ 7, bombón suizo a $ 8.

Otras bebidas, como el clericó, cuesta $ 24, el exprimido de naranja $ 9 y un licuado $ 10.

Comentá la nota