La segunda noche de carnaval, más completa y divertida.

A PESAR DEL PROBLEMA DE SONIDO.
Tal como era de esperarse, la segunda noche de desfile de los Carnavales Correntinos 2009 fue más completa que la inaugural, aparecieron tocados, trajes y espaldares que no se vieron. Lo más llamativo de la segunda jornada fue sin dudas el problema de sonido que por momentos dejó sin música al Nolo Alias.

Las desbordadas tribunas encendieron nuevamente el espíritu de alegría en la segunda noche de carnaval, donde cerca de 15 mil personas disfrutaron el paso de las nueve agrupaciones carnestolendas que desfilaron por la calzada del corsódromo. Fue evidente que la competencia se endureció, las comparsas mejoraron los detalles incompletos y salieron a la pista decididas a sumar puntos. Sin dudas Ará Berá y Sapucay demostraron estar “palmo a palmo” y en el futuro un pequeño error puede dejar sin posibilidades a cualquiera de las dos, tanto por la calidad en los trajes como por la selección de las músicas que se tornan decisivas a la hora de evaluar la “performance” de cada una.

Esto lo tiene muy claro Arandú Beleza, que según la opinión del público tiene el mejor ritmo carnavalero y su paso hace bailar a la gente con alegría. Sin embargo tuvo en contra dos puntos que pueden ser vitales en la puntuación: por un lado la mediocridad de las carrozas hace peligrar el destaque de sus comparseros que ponen alma y corazón en el desfile, y por el otro el terrible problema de sonido -sea propio o no- que pone en jaque la alegría que demostró en las primeras noches.

Desde la organización apuntaron directamente que este problema fue por culpa del carro de la comparsa. Este percance dejó sin música por eternos 10 minutos que obligó al público a poner ritmo con las palmas el paso de los comparseros, que como pudieron sacaron el pecho a la situación para tapar -sin éxito- el papelón de la noche.

Si bien es claro el reglamento (en su art. 52 inciso B) las comparsas deberán proveer el CD y de manera anticipada al sonidista, la situación ameritaba a “salir del pozo” con cualquier tema acudiendo al profesionalismo del disk jockey, quien sólo atinó a “lavarse las manos” y culpar a la comparsa.

Pero una vez solucionado el inconveniente, Arandú Beleza demostró grandeza. Todos, desde el primero hasta el último comparsero, intentaron hasta el cansancio que el corsódromo fuera una verdadera fiesta al ritmo de la música de la escuela de samba. Quien sin dudas sacó un sobresaliente fue Daiana Reichembauch, la joven bastonera de Paso de los Libres que hipnotizó a todos con su samba.

La noche se iluminó con algunos rayos que amenazaban con una lluvia pero que no impidió que el corso mayor sea una fiesta. Ará Berá tuvo un brillo especial impulsado por la pasión de sus integrantes que intentan sacarse esa vieja “mufa de encima” (hace 5 años no logra el primer lugar).

La comparsa del rayo exhibe una calidad excepcional en los trajes y sus carrozas acompañan -a pesar de algunas imperfecciones- al “argentinismo” del tema que los representa: “Bicentenario”. “Alta en el cielo” es la identificación de la Universidad del Sonido, que si bien siguen siendo “maestros” en la música, no lograron innovar en su estilo.

El cierre de la noche fue para Sapucay, que tuvo la oportunidad de sacar ventaja exhibiendo su tema “En la ruta de la seda”. Si bien la primera noche no lució muy bien, la madrugada del domingo se mostró completa -aparecieron tocados y espaldares que faltaban como en las otras comparsas- y demostró mucho interés de retener su título de campeona.

La comparsa del “gallo” es sin dudas la que mejores carrozas posee. La que más ternura e interés despertó es la que traslada a los “gusanitos de seda”, un semillero de comparseros que retuvo la atención de todos. La escuela de samba de Sapucay demostró un perfil distinto a los años anteriores. Con algunos movimientos logró que su ritmo se impusiera en el público que ovacionó su paso cerrando la segunda noche de corsos. El jueves a partir de las 22:15, el anfiteatro Cocomarola será escenario del show de comparsas.

La pasión, estandarte en los carnavales barriales

Más de 6 mil personas hacían vibrar el escenario montado en el barrio Pío X para disfrutar de una noche a puro carnaval en la tercera edición de los Corsos Barriales 2009. Al cierre de esta edición inauguraban el desfile las agrupaciones invitadas, Pomberito Caté y Taragüí Porá.

En Goya, la alegría inauguró los corsos

Como es habitual, en el estreno de los carnavales de Goya se manifestaron los nervios y alegría previa a la primera noche de corsos. El desfile del sábado se inició con Porambacitos, Itaveracitos y la nueva comparsa Aimará. Después fue el turno de Tropical y Samba Bahía, una de las favoritas que eligió como tema “Los Piratas del Caribe” con piratitas y mayores, en total alrededor ciento treinta componentes.

La marcha de la comparsa es letra de Marcelo Acosta, integrante de Amboé y la música de Waly García, Mariana Lozas “Mariana I” es la reina, ella desde siempre integra la comparsa, la Scola de Samba es su fuerte con cerca de setenta integrantes. En el cierre desfilaron las grandes, Goya Berá, Ita Verá y la legendaria Porambá. El corsódromo de la avenida Sarmiento, a lo largo de casi cuatro cuadras, albergó alrededor de 3.500 personas. Fue una noche de brillo y mucha animación. Las pasistas de las distintas comparsas contagiaron su pasión al público ubicado detrás de las pasarelas, el que respondió con aplausos y bailando al son de las scolas.

Comentá la nota