Segunda jornada: complicada por frío, caídas y apunados

Segunda jornada: complicada por frío, caídas y apunados
Dos de los 82 expedicionarios se golpearon fuerte al caer de la mula y otros se descompensaron con la altura. Hay mucha nieve.
Nunca antes se vio tanta nieve y escarcha en la ruta desde Trincheras de Soler, a más de 3.500 metros de altura, y el Refugio Sardina, camino al punto limítrofe con Chile. Fueron más de 10 horas a lomo de mula las que pasaron ayer los 82 expedicionarios del Cruce Sanmartiniano, cuya segunda jornada se vio complicada por el frío, sobre todo por la noche, varios sufrieron apunamiento y hubo dos caídas que dejaron con fuertes dolores dos viajeros. Anoche los atendían los dos médicos de la expedición, que llevan a cuestas el equipo necesario hasta para hacer cirugías menores en la alta montaña, y esperaban ver hoy cómo evolucionan para definir si continúan o no el viaje mañana. Pese a estas contrariedades, el grueso del contingente está en buen estado de salud y hoy tiene previsto un día de descanso en Sardina, ubicado en medio del imponente Valle Hermoso, según informó telefónicamente ayer la enviada especial de DIARIO DE CUYO.

Los jinetes que se cayeron de las mulas son Oscar Pinco, de Agencia Télam, y Miguel Gianfrancisco de Radio LV10 de Tucumán. El primero fue arrastrado varios metros por el animal y le quedó un fuerte dolor en el tórax. En el caso de Gianfrancisco, se pegó en la columna. Ambos ayer fueron medicados y ubicados en los cobertizos del Refugio Sardina, para que descansen y ver cómo amanecen hoy.

También hubo descompensaciones por la altura, pero no pasaron de dolores de cabeza y vómitos, que sufrieron uno de los enviados de la Revista Gente y Gisela López de Radio Belgrano (AM 950), también custodiados por el personal médico de Gendarmería. José Luis Gioja está pendiente del estado de salud de sus compañeros de viaje. Por las dudas, se prevé que el jueves esté ahí el helicóptero que lo traerá de vuelta a la ciudad.

Los que tienen más experiencia -esta es la quinta edición del Cruce- coincidieron en que esta es la travesía más fría de todas. Vieron por el camino mucha nieve y cayó también un poco de granizo, lo que obligó a usar todos los abrigos y mantas que lleva el grupo. La noche del martes la pasaron en carpas especialmente aclimatadas por Gendarmería en Trincheras del Soler, donde registraron una fresca de unos 7 grados bajo cero. Para levantar el ánimo en la jornada cansadora, Gioja dijo que "la nieve es buena para llenar más pronto el dique Los Caracoles".

Ayer en Valle Hermoso, donde se encuentra el refugio Sardina, no vieron nieve en la inmensa carpeta de césped que caracteriza el lugar, atravesado por un río caudaloso. En ese sitio fueron recibidos con la cena ayer cerca de las 20, que consistió en carbonada hecha por los gendarmes que se instalan todos los años en esa casa de piedra en medio de la cordillera.

Comentá la nota