Un año de la segunda asunción de Molina, el intendente hizo un balance de su gestión

Consideró que este ha sido un año difícil por el contexto económico que vive el país, que se reflejan en los problemas de la comunidad.
Ha desaparecido el optimismo en el clima de negocios, de inversiones y de producción” opinó Daniel Molina, y agregó que ahora el tema de debate pasa a ser el temor por la pérdida del trabajo y por lo que vendrá el año próximo”. Para el jefe comunal, ha habido una pérdida de confianza y acompañamiento en el gobierno nacional y esto se ve reflejado tanto en la provincia como en el municipio, “aunque, a nivel local, en menor medida dado por la cercanía y el dialogo que nos mejora un poco la imagen ante la opinión publica”. Destacó que la relación con el gobierno nacional continúa siendo buena, desde el ámbito institucional y se refirió, en ese sentido, a las obras inconclusas, previstas para este año estimando que todas, y algunas más, se concretarán en 2009.

En cuanto a lo que no pudo realizar este año, más allá de la obra publica, Molina hizo hincapié en un reacomodamiento de la carrera médica hospitalaria aunque aclaró que “eso quedará para tratar el año próximo y en un momento en que el diálogo esté mas fluido”, remarcando que ahora se está en el medio de un conflicto, y eso no facilitaría las cosas. “A principio de año, mis expectativas eran distintas” reconoció el jefe comunal, al ser consultado sobre el Frente Costero: “yo apuntaba no solo a tener consolidada la parte de jurisprudencia como está ahora, sino también con obras publicas, como la parquizacion y algunas otras, porque el contexto económico era otro”. Explicó que todo lo que es obra pública del municipio se ha debido concentrar en la Avenida 75, que es la prioridad una “después se avanzará con el resto de las cosas”.

Comentá la nota