Según los vecinos del hospital Lencinas, no hubo xenofobia

Los vecinos del barrio Virgen del Valle se quejan de que los pacientes con enfermedades infectocontagiosas de ese hospital "andan por el barrio como si nada".
Etelvina Gutiérrez tiene 40 años y está internada en la habitación 325 del Hospital Central con una herida profunda en la pantorrilla de la pierna izquierda. Como sus vecinos, negó que exista xenofobia contra los chilenos en el barrio Virgen del Valle.

A Gutiérrez, un perdigón de goma impulsado por una itaka de la policía le arrancó un trozo de carne, aunque no le dejó secuelas óseas, por lo que la mujer se recuperará sin problemas tras algunas cirugías reconstituyentes. El balazo lo recibió el miércoles frente al hospital Lencinas y a 20 metros de su casa. Gutiérrez es ama de casa, está casada con Carlos Oviedo, empleado de la DINAF, y tiene cinco hijos. Ayer, dialogó con UNO en la cama del centro asistencial.

–¿Cómo terminó acá?

–Mi hijo de 13 años estaba en el medio de la calle y un policía lo manoteó y lo empujó. Entonces yo le pedí a otro hijo que lo fuera a buscar y cuando fue, el policía lo manoteó y le empezó a pegar, lo tiró a la acequia y le siguió pegando. Cuando yo lo vi, salí corriendo a agarrarlo… cuando me metí a la acequia para agarrarlo sentí un disparo desde atrás.

–Hay mucho enojo en Chile porque se ha entendido que ustedes apedrearon a visitantes de ese país. ¿El lío se armó porque el micro venía de Chile?

–Nada que ver, pueden ser chilenos o de cualquier lado. Los tuberculosos que se escapan del hospital no son chilenos y nos preocupan. Ya hubo la otra vez un sospechoso de gripe y se andaba paseando por todo el hospital, donde nosotros llevamos a los niños.

Etelvina planteó así una situación conflictiva que despunta detrás del violento conflicto que estalló el jueves. Los vecinos del barrio Virgen del Valle, de unas 100 viviendas, se quejan de que los pacientes con enfermedades infectocontagiosas del Lencinas "andan por el barrio como si nada, siempre aparecen barbijos tirados en las cunetas", como dijo Carlos Oviedo, rodeado por un grupo de vecinos.

El ministro de Salud, Sergio Saracco, aseguró que la seguridad del hospital Lencinas para los pacientes y para los vecinos "es óptima" y advirtió que "se desdobló la guardia para que los casos de gripe no retrasen la atención de otras urgencias".

Comentá la nota