Según Vaquié, la Argentina va por el camino contrario al mundo

Tras ser muy crítico sobre la situación del Estado nacional, el ex legislador de la UCR vaticinó también que Mendoza tiene un panorama fiscal más holgado, por lo que podría prescindir de ajustar los impuestos y tasas que cobra.
el ex titular de Hacienda mendocino dijo que el país carga con una fuerte pérdida de confianza, producto de las erradas políticas oficiales.

Según el especialista, hay una tendencia mundial de intervención estatal ante las crisis, un resurgimiento del keynesianismo, teoría basada en las ideas de John Keynes, en la que el Estado se convierte en un actor económico central.

Pero Vaquié detalló que en Argentina la pérdida de confianza no es de ahora, sino que se debe a “los errores cometidos por el Gobierno desde hace más de un año”, ya que el dinero circulante “disminuyó un 14% desde fines de 2006 hasta ahora y el de las cuentas bancarias cayó un 22% en el mismo período”.

Esta falta de confianza hizo que los argentinos perdieran su interés en el peso y se volcaran al dólar, “limitando las políticas cambiaria y monetaria del Gobierno y provocando los aumentos de tasas de hasta el 35% o 40%. El Gobierno nacional debe recuperar las políticas monetaria y cambiaria”, dijo.

El problema crece al hablar de política fiscal. Para Vaquié, la presión tributaria nacional, que equivalía al 17% del producto bruto entre 1996 y 2003 hoy roza el 30%, según el presupuesto 2009. Esa presión se da por “las retenciones al comercio exterior, el impuesto al cheque y el ajuste al impuesto a las ganancias”.

Y desde las provincias, la presión tributaria que hasta 2007 rondaba el 10%, “en 2008 llegó al 12,5% y se espera que en 2009 sea del 14%” indicó el especialista, explicando que por los escasos fondos, los distritos necesitan aumentar sus impuestos.

Si bien Mendoza aún no ha ordenado ningún incremento tributario, “tendrá que hacerlo en el corto tiempo, siguiendo a otras jurisdicciones como Córdoba, Buenos Aires y Capital Federal, generando una especie de guerra fiscal”, entre las provincias afirmó Vaquié. Así, en un contexto donde el mundo baja impuestos o entrega plata, “en Argentina vamos por el camino contrario”.

Según el economista, el gasto público nacional no ha variado del 55% en los últimos 13 años, es decir que, si el gasto es el mismo y los ingresos siguen aumentando, “el Gobierno nacional se queda cada vez con más ingresos”, que utiliza para pagar la deuda pública “porque no tiene quién le preste, porque nadie le tiene confianza”, indicó con firmeza.

En este caso, Vaquié propuso como alternativa volver a acordar con el Fondo Monetario, tal como lo hizo Brasil. “En su momento, Brasil también canceló la deuda con el FMI, pero hoy ya tiene un acuerdo con EE.UU. para que le presten dinero y así poder usar sus fondos propios en políticas activas”.

Otra salida propuesta por Vaquié apunta al impuesto al Cheque, que otorga casi 81% de lo recaudado a la Nación y 14,7% a las provincias. “Con eso, las provincias no subirían los impuestos”, concluyó.

En cuanto a la provincia, Enrique Vaquié vaticinó que Mendoza tiene tiene este ejercicio un panorama fiscal más holgado, por lo que podría prescindir de ajustar los impuestos y tasas que cobra. “Aún sin la propuesta de la modificación del impuesto al Cheque, la Provincia está en condiciones de no tener que modificar sus impuestos con respecto al Presupuesto 2008”, señaló.

Agregó además que Mendoza no tiene problemas fiscales. “Más allá de cualquier debate político no los tuvo en 2007, no los tiene en 2008 y no los tendrá en 2009, por lo que no se justifica incrementar impuestos”.

Por otro lado, indicó que si el Gobierno provincial genera una técnica presupuestaria correcta y no “infla partidas” para cubrirse, otorgando un incremento salarial a los trabajadores estatales cercano al 3%, “contra la inflación real, no contra la teórica del Indec” y mantiene el mismo nivel de obra pública de este año, en términos reales, “estarán quedando en el presupuesto aproximadamente $150 a $200 millones, para gastar en algún otro instrumento que sea conveniente”.

Además, el ex funcionario agregó que, adicionalmente, la Provincia cuenta con los créditos de organismos multilaterales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “el de los cauces de riego y el de Mendoza Productiva”, que ascienden a más de US$ 150 millones “que están ahí para poder ser usados”.

Para ello, el Gobierno debe hacer los deberes. “Lo único que tiene que hacer es presentar las obras para que las licitaciones se hagan”, dijo. Agregó que existen alternativas de capacitación y de transferencia de tecnología para usar ese “dinero blando”, que puede entregarse “a la producción como otras veces se ha hecho”.

Vaquié aludió a dos de los asuntos más controvertidos de estos días. Según su criterio, “hay que atender la cuestión del empleo y de la rentabilidad del sector productivo”, las que deben encararse “conjuntamente y con mucha seriedad”.

Comentá la nota