Según el Presupuesto, subirán las tarifas pero no el transporte público de pasajeros

El modelo kirchnerista de sustento de servicios públicos con fondos del Estado sufrirá modificaciones sustanciales el año próximo, según se desprende del proyecto de Ley de Presupuesto 2010 enviado esta semana al Congreso por el ministro de Economía, Amado Boudou.
Mientras que se reducirán los subsidios a la energía, al mismo tiempo aumentará sustantivamente el aporte público al sistema de transporte automotor de pasajeros. Esta es sólo una de las particularidades del proyecto, que entre otras curiosidades autoriza gastos sin límite para Aerolíneas Argentinas, un fuerte aumento de inversión en transporte y el grueso de los esfuerzos presupuestarios destinados a la seguridad social.

La política de reducción de subsidios iniciada el año pasado por el ministro de Planificación, Julio De Vido, tendrá el año próximo avances en materia de energía siempre y cuando, facultades delegadas mediante, no se realicen drásticos cambios durante 2010. Pero tendrá severos retrocesos en cuanto a transferencias al transporte público.

Dentro del gasto, los incrementos más destacados se proponen en las jubilaciones, en los subsidios al transporte de pasajeros, y en Promoción y Asistencia Social. Pero los fondos destinados a subsidiar el combustible del transporte automotor componen una de las particularidades más destacadas del proyecto por su nivel de crecimiento interanual, según el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

"Resulta importante marcar el aumento de las transferencias a fondos fiduciarios, en casi 50% en términos reales", señaló ayer un informe de esa organización.

A pesar de la Justicia. Del proyecto que el miércoles próximo comenzarán a defender los secretarios de Programación Económica, Roberto Feletti, y de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, con la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, también se desprende que, a pesar de los reveses judiciales, De Vido seguirá adelante con sus intentos de aumentar las tarifas de electricidad, ya que restó subsidios para el año próximo.

Un punto de posibles conflictos en el tratamiento del proyecto de Presupuesto 2010 es el aumento de la presión tributaria, que el año próximo superará el 28%, según las estimaciones de ingresos calculadas en el texto.

Aerolíneas ilimitadas. El artículo 22º del proyecto de ley autoriza al Poder Ejecutivo "a instrumentar los mecanismos correspondientes a los fines de cubrir las necesidades financieras derivadas de los déficits operativos, inversiones y tratamiento de los pasivos", pero no establece las cifras que le serán destinadas. Sólo indica que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, deberá procurar las reasignaciones presupuestarias que se necesiten. La bancada radical dará pelea en este punto. "Es un abuso", señaló el diputado Miguel Giubergia.

Crece el presupuesto social

El proyecto de Ley de Presupuesto 2010 contempla un aumento del gasto del 12%, en total $ 273.129 millones, que implican una desaceleración en el aumento de las erogaciones, teniendo en cuenta que los niveles de inflación más confiables están por encima de ese incremento.

El nuevo presupuesto de la administración K se destaca por su gasto social, aumentado con la nacionalización de las jubilaciones y los planes de asistencia.

Los incrementos más destacados respecto del Presupuesto de este año, se cuentan en Seguridad Social –con 35,5% del total del Presupuesto– y las transferencias corrientes, que incluyen los subsidios al transporte y la energía, y se llevan el 25% del presupuesto.

Por otro lado, se verían reducidas en su participación del presupuesto las partidas que incluyen los subsidios a la energía, seguidos por los gastos en salud, trabajo, agua y vivienda.

El gasto social en 2010 ascendería, de aprobarse sin cambios el proyecto, a más de $ 165.500 millones (más de 60% del total).

De todos modos, debe tenerse en cuenta que casi 70% de estas cifras se relacionan con la Seguridad Social, es decir, con pagos de haberes de la ANSES, explicó Cippec.

Comentá la nota