Según los políticos, la crisis influirá en el voto de octubre

En sus augurios, ni oficialistas ni opositores están seguros del resultado electoral. Los alperovichistas anhelan que la Provincia no tenga problemas financieros. Sus antagonistas confían en que habrá “voto castigo”.
Los dirigentes políticos del oficialismo y de la oposición vaticinaron que el naciente 2009 será un año complicado, sobre todo en materia económica, dada la crisis financiera reinante en el mundo, y advirtieron que esa situación influirá en los comicios de mitad de año.

Desde el radicalismo, el legislador José Cano aseguró que el pueblo comenzará a exigir otro modelo de gobierno, lo que hoy ya se refleja -asegura- en un desencanto general, que quedará plasmado en las elecciones de octubre. “A la gente se le va a caer el velo de los ojos y verá todo lo que no se ha hecho”, predijo.

Su par del bloque Alberdi, Esteban Jerez, aseguró que la política de Tucumán continuará atada a los manejos de la Nación. En materia electoral, el opositor advirtió que los manejos turbios que -sostuvo- se realizan de la mano con la Casa Rosada, tendrán su escarmiento en las elecciones para diputados y senadores. “La ciudadanía tiene muy presentes los desatinos tanto del Ejecutivo Nacional como del Provincial, sobre todo por el conflicto con el campo, que al día de hoy se mantiene con una vigencia plena en la memoria de todos”, recordó.

El presidente de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, vaticinó que el país va a entrar en un año muy difícil, sobre todo por la crisis económica. “El 80% de los recursos que maneja la Provincia son de procedencia nacional. La crisis va a afectar indefectiblemente a nuestra economía, y desde el oficialismo no hicieron nada para evitarlo”, advirtió.

Su hermano y también legislador, Luis José Bussi, remarcó que la situación política local está desacoplada a la del país. A la par, predijo que el kirchnerismo “perderá pavorosamente” en octubre. En cambio, dijo que en Tucumán el oficialismo triunfará, pero con un margen mucho menor al de otras elecciones. “Esto significará la caída definitiva de Alperovich. Y el partido que va a colaborar con esa declinación es FR, la segunda fuerza política de Tucumán“, opinó.

El concejal republicano Claudio Viña coincidió con varios de los encuestados en que la crisis económica influirá en los destinos políticos de la provincia: “El Ejecutivo tendrá por primera vez que enfrentar un año electoral en el marco de una crisis económica. Será difícil para ellos porque están acostumbrados a derrochar los dineros públicos en las campañas. Y, a su vez, dará más posibilidades a la oposición”, señaló.

Pronósticos oficialistas

El diputado nacional Gerónimo Vargas Aignasse manifestó que la única problemática que aqueja -y aquejará- a los tucumanos es la situación del Poder Judicial. “Hay un déficit en la administración de justicia que el Gobierno está tratando de resolver con todas las herramientas, pero que por intereses sectoriales no llega a solucionarse”, destacó. También aseguró que la crisis económica que se vive es “simplemente psicológica” y que representa un “fantasma en la mente de los tucumanos”. Aseveró que nunca antes vio niveles de consumo como los que se registraron durante los últimos meses. Sobre los comicios de octubre, profetizó un claro triunfo de los candidatos alperovichistas.

En contraposición, Federico Masso, secretario de Atención de Urgencias Sociales y Emergencias Climáticas, estimó que la crisis económica incidirá de manera clave en el desarrollo político de la provincia. “En las clases sociales bajas hay mucha preocupación. Antes de la crisis, esos sectores estaban contenidos pero ahora es más complicado. La distribución deberá ser equitativa, de lo contrario se vivirán conflictos sociales”, anticipó.

Respecto de las elecciones, el funcionario dijo estar seguro de que triunfará el oficialismo, ya que -aseguró- la gestión es exitosa. “El tema pasa por cómo se ganan las elecciones de este año, porque de eso depende el posicionamiento para 2011”, evaluó.

El Secretario de Gobierno, Marcelo Caponio, anticipó que será un año con satisfacciones para el oficialismo en lo que respecta a los comicios: “creo que la sociedad apoyará a esta gestión por todas las obras que se hicieron. No tengo dudas de que la gente va a respaldar este modelo de provincia conducido por el gobernador (José Alperovich)”, consideró.

Voces del recinto

El legislador José Orellana reconoció que los problemas económicos no serán ajenos a la provincia. Sin embargo, afirmó que el Poder Ejecutivo activó los mecanismos suficientes como para afrontarlos. “La política del Gobierno permite encontrarse con esta debacle económica de manera adelantada”, completó. Con respecto a los cargos interinos en la Justicia, predijo que el problema afectará no sólo a la población por la falta de administración de justicia, sino también a los letrados que no podrán cobrar sus honorarios.

Fernando Juri Debo también entendió que los problemas económicos serán protagonistas durante 2009. “La provincia dependerá del aporte que nos haga la Nación y si la crisis pega duro en el Ejecutivo Nacional, nos veremos perjudicados”, advirtió. El legislador oficialista se refirió también a las elecciones de este año, para las que presagió una victoria oficialista, aunque no por un amplio margen: “la oposición en Tucumán no muestra un líder claro y si los partidos no se unen les será difícil marcar diferencias en las urnas. De todos modos, no espero la diferencia de la elección de agosto de 2007 (el oficialismo se alzó con 530.000 sufragios, el 80% de los votos emitidos): creo que se ganará por un 50%”, opinó.

Por su parte, el legislador cobista Jorge Mendía arriesgó que habrá un giro particular en las elecciones. “La gente aprendió a diferenciar entre un político que hace política y otro que hace gestión. Hasta ahora la gente se conformaba con parches como la obra pública, pero ahora van a exigir obras políticas, un modelo real de provincia”, destacó. También advirtió que la oposición se agrupará para lograr más fuerza en los comicios. Paralelamente, minimizó los efectos que tendrá la crisis financiera sobre la Provincia y aconsejó: “con un poco de imaginación y dejando de lado las peleas sectoriales, esta coyuntura se podrá superar”.

Diálogo y conflicto social

Ernesto Cosiansi, presidente del movimiento “Jubilados de la Plaza”, cree que el año que comienza es una oportunidad histórica para superar las problemáticas que aquejan a los tucumanos en general, y a los abuelos en particular. Sin embargo, evaluó que la crisis no se superará con las acciones de una sola persona. “Debemos unirnos y mantener un diálogo cordial para salir adelante”, recomendó.

Desde la izquierda, el titular del Partido Obrero, Daniel Blanco, dijo que será un año en el que las luchas sociales y políticas se agudizarán enormemente, como consecuencia de la delicada situación financiera mundial. “La catástrofe repercutirá en los pueblos trabajadores. Habrá despidos, suspensiones, desvalorización de salarios”, opinó. Afirmó que esto derivará en grandes crisis políticas, dado que -consideró- la economía es la estructura sobre la que funcionan los sistemas políticos.

En referencia a los comicios de octubre, Blanco aseveró que se verán profundamente influenciados por estos acontecimientos.

En coincidencia, Héctor Manfredo, del Partido Comunista, vaticinó que será un año muy complicado por la recesión y por el consecuente crecimiento de los índices de desocupación. “Los problemas económicos traerán una gran conflictividad social, que se dará por las desigualdades sociales. En este marco se agudizarán las crisis institucionales”, concluyó.

Comentá la nota