Según Mujica, Cristina les quitó relevancia a sus polémicos dichos

El candidato uruguayo contó que la Presidenta le mandó a decir que "no se preocupe para nada".
Siguieron resonando ayer las declaraciones sobre Argentina, y sus diversas exégesis, aparecidas en un libro con entrevistas al candidato a presidente del Uruguay por el oficialista Frente Amplio.

José Mujica dijo desde Montevideo que la Casa Rosada le hizo saber que no se preocupara por el tema. "Hablé con gente de su gobierno y recibí el mensaje de que no me preocupe para nada", afirmó el candidato.

Textual: "Me lo manda a decir la presidenta (Cristina de Kirchner), porque ellos están acostumbrados a estas borrascas y a estos juegos de carácter electoral y que oportunamente nos veremos y saludos".

Luego, en su blog (Pepetalcuales.com.uy), el senador pidió disculpas y ofreció explicaciones (Ver "A lo hecho...")

Su rival por el Partido Nacional, Luis Lacalle, siguió pegándole de cara a las elecciones del 25 de octubre y habló de una "penosa intromisión" del matrimonio Kirchner por su supuesto apoyo a Mujica. Pero él mismo se enredó luego en otra polémica sobre Argentina.

Desde Estados Unidos, donde participó de una reunión en la Organización de Estados Americanos, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez aclaró para Canal 12 de su país que el candidato de su coalición "hace declaraciones personales" y marcó discrepancias.

"Algunas (expresiones) están dentro del programa del FA y otras, no. De estas últimas algunas comparto y otras no, sobre todo las que critica todo y a todos, a veces con actitud pontifical y en un terreno filosofal y queda preso de muchas de estas expresiones".

Para Vázquez algunas "son simplemente estupideces", pero apoyó los dichos y acciones "que Mujica realiza en el marco del FA y su programa de gobierno".

En el FA refunfuñan por lo bajo "al Pepe" y les preocupa el costo electoral, según pudo averiguar Clarín, pero apuntan a la operación mediática sobre lo publicado en el libro, que Mujica desautorizó. En su blog, ya el martes Mujica había cuestionado la edición de una entrevista del diario argentino La Nación diciendo que "algunos contenidos se deformaron con citas parciales que impiden comprender el verdadero sentido de lo que dije. Por favor, léanla entera y saquen sus conclusiones". Se refería a algunas de sus definiciones sobre el kirchnerismo.

Al salir de un acto electoral el jueves por la noche y también ayer, tras un encuentro con diplomáticos europeos, el senador de la izquierda oriental afirmó que no autorizó ni revisó el libro. "No se debió haber publicado" por incluir "conversaciones privadas", comentó, pero añadió: "No niego ni afirmo" lo publicado. Atinó a decir: "No tiene sentido que me ponga a hacer un comentario sobre algo que no debió haber salido, que eran conversaciones privadas".

A Lacalle, a su vez, en un reportaje de Radio 10 de Buenos Aires, también se le escapó un exabrupto. Cuando le preguntaron sobre la inseguridad y su comparación con Argentina, contestó "tratemos de no compararnos (a los uruguayos) con lo peor".

¿Afecta este clima la propia campaña uruguaya? Para el consultor César Aguiar, de Equipos Mori, sí. Dijo a Clarín: "Será una elección muy pareja y cada punto, entonces, cuenta. Hay 7 a 10% de indecisos y en estos años las opiniones en Uruguay sobre el gobierno argentino fueron un tema relevante. Por ejemplo -agregó- cuando Tabaré Vázquez fue firme en su postura (sobre Botnia) la opinión pública lo apoyó, y cuando lo fue menos lo castigó. De modo que este clima electoral, algo muy inusual en Uruguay, sí afectará la campaña". Por ahora, según la consultora Cifra, Mujica gana con 45% y Lacalle tiene 32%. Pero habrá balotaje si ninguno alcanza 50%.

En medio de la pulseada, el FA podría adelantar un viaje a Argentina del jefe de campaña, senador Rafael Michelini, y del vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, para fortalecer el voto de los emigrados. Lo mismo hará a principios de octubre Lacalle y su equipo.

Comentá la nota