Según Lacalle, la gente clama por más represión

La fórmula de la derecha uruguaya Lacalle-Larrañaga presentó sus propuestas en materia de seguridad. El plan prevé la creación de un nuevo cuerpo policial formado también por militares. "La gente clama por más represión", dijo a las claras el presidenciable del Partido Nacional (Blanco), Luis Alberto Lacalle, quien compite en segunda vuelta con el favorito, José "Pepe" Mujica.
Entre otras medidas que los blancos han diseñado para combatir la inseguridad se encuentra la creación de la Guardia Nacional Republicana (que incluye la transferencia de dos mil efectivos del ejército), la creación de un Instituto de Rehabilitación Juvenil y el aumento de penas para los menores infractores.

En caso de ganar la segunda vuelta electoral este domingo en la que competirá solo con Mujica, del gobernante Frente Amplio, Lacalle prometió dar respuesta a "la gente que clama por más represión" contra la delincuencia. La política de seguridad de su gobierno se centraría en destinar mayores recursos tanto a la prevención como a la represión de la delincuencia y a defender "el principio de autoridad" que, según dijo el ex presidente (1990-95), no ha sabido hacer respetar la actual administración del presidente Tabaré Vázquez.

"No podemos permitir que haya grupos de personas de noche en las playas drogándose o emborrachándose porque eso es una falta. Hay que aplicar la ley de forma estricta, caiga antipático o caiga como caiga, porque esa debilidad frente a la respuesta determina que ya ni siquiera se sienta cierta aprehensión ante la presencia policial", dijo el senador Carlos Moreira, asesor de Lacalle en esta materia.

El Partido Nacional propuso reformar el Código de Faltas para mejorar su aplicación efectiva y recuperar espacios públicos. Lacalle y sus asesores también apuntaron a la creación de un Instituto Nacional de Rehabilitación Juvenil. Esta institución iría acompañada de reformas legislativas que penalicen la tentativa de hurto y la complicidad, además de establecer una franja de edad entre los 16 y los 18 años en la que los menores tengan responsabilidad penal para delitos graves como homicidio o asalto.

El candidato conservador también subrayó la necesidad de reformar la actual administración de justicia y la designación de jueces, en la que, según dijo, se han cometido "aberraciones" que han permitido decisiones de los magistrados en favor de los delincuentes y contra las fuerzas del orden. También hay medidas en cuanto al aumento del presupuesto del Ministerio del Interior, sueldos policiales más altos y emisión de bonos de seguridad pública como "deuda flotante" para financiar inversiones.

El presidenciable blanco hizo referencia además a un aumento de la seguridad rural, mostrándose preocupado por el abigeato y la violencia que viene en ascenso en el interior del país. Señaló la importancia que tiene la mejora del sistema carcelario y la creación de nuevas cárceles para descongestionar los penales y posibilitar el intento de rehabilitación de quienes realmente lo desean.

Como punto fuerte, Lacalle señaló que lo que realmente diferencia sus propuestas de las de su oponente Mujica –todas las encuestas dan al ex guerrillero una ventaja de seis a diez puntos sobre él– es que quien sea su ministro del Interior (en caso de llegar al gobierno) será alguien que sepa ejercer la autoridad, esto es, "un ministro con mano firme".

Comentá la nota