Según Kisser, Busti y Urribarri se juntan por “debilidad”

El ex presidente de la UCR, Raymundo Kisser, consideró una muestra de “debilidad” a la convocatoria que realizó el gobernador Sergio Urribarri a todos los sectores del peronismo entrerriano y el rápido respaldo dado por el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Busti.
“Es la demostración de la debilidad en que se encuentra tanto el justicialismo como el propio gobierno provincial. Están avizorando conflictos para el 2009, no sólo con el campo, sino con empleados estatales”, opinó el dirigente radical, que el año pasado no pudo conseguir el aval de los afiliados para continuar por dos años más frente al partido radical.

Kisser avizora para 2009 “una situación social con incremento del desempleo, una clase media que sufrirá los efectos de la crisis no solo internacional, sino también nacional” y pronosticó que “a partir del cuarto trimestre se agudizará la pobreza que este gobierno provincial justicialista no sólo no atiende, sino que fomenta, y ello traerá mayor inseguridad”.

El dirigente cercano al ex gobernador Sergio Montiel consideró que, en ese cuadro “importantes sectores de la sociedad, que hasta el presente se han mantenido pasivos, seguramente reaccionarán, como fue el fenómeno del campo”.

“Saben Urribarri y Busti que es lo mismo, que todo esto les repercutirá negativamente en el resultado electoral del año 2009, y quieren amortiguarlo. Esto no tiene otra lectura”, afirmó Kisser.

ALEGRÍA. Por su parte, el presidente del Consejo Provincial del PJ, José Cáceres dijo que lo “llena de alegría” la manera en la que el partido arranca el año electoral, con una expresión pública contundente de Urribarri y Busti para comenzar a definir una estrategia común en el encuentro que se desarrollará el 7 de febrero en Villaguay.

Cáceres fue durante todo el año pasado quien buscó intermediar en la pelea que signó la interna del oficialismo, que alcanzó un pico en las más calientes jornadas del conflicto del campo y tuvo momentos de tensión en las convocatorias a actos paralelos que dividieron aguas entre el bustismo y el urribarrismo.

Con la vuelta de Busti al oficialismo –expresado en sus encuentros con Néstor Kirchner- el panorama interno se calmó hacia finales del año, cuando se comenzó a divisar un 2009 seriamente afectado por la crisis internacional.

“La verdad es que lo primero que uno presumía es que, iniciado este año y con todos retornando de sus vacaciones, comenzaría la discusión de nombres, porque la oposición ve que tiene una oportunidad para mellar la fortaleza del gobierno peronista”, sostuvo Cáceres tras destacar que “aparecerá lo peor de la oposición”.

Por este motivo consideró importante que el justicialismo se encuentre unido de cara a las elecciones legislativas de este 2009.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados dijo a LT14 que “surge a las claras que esto ha devenido de conversaciones que Urribarri ha tenido con el compañero Jorge Busti, lo cual a todos nos llena de alegría”.

Comentá la nota