Según el índice de Moreno, la carne bajó 20% en 14 meses

Es la variación que registró el IPC que la cúpula del INDEC modificó en abril del año pasado.
Desde que el INDEC puso en marcha, en abril del año pasado, el nuevo índice de inflación registró que en los últimos 14 meses los precios en la Capital y el Gran Buenos Aires subieron apenas 6,53%.

Las mediciones privadas y de los principales institutos oficiales provinciales arrojan para ese mismo período una inflación en torno del 15%: casi 3 veces más.

Para registrar una inflación tan baja en la región, el relevamiento del INDEC captó muchos precios que subieron por encima de ese promedio. Pero también registró una fuerte caída de precios en muchos productos que tienen un mayor peso en la estructura del índice. Un caso notable se dio en los precios de la carne vacuna y de ave, que tuvieron una caída de casi el 20%. En tanto los precios de los "aceites y grasas" retrocedieron más del 22% y las verduras y pescados cayeron entre un 4 y 5%.

De este modo, entre alzas y bajas, en promedio los precios de los "alimentos para consumir en el hogar" bajaron el 1,18% en 14 meses. Y como pesan el 35% en el índice, su incidencia en la inflación promedio habría sido nula o levemente negativa.

Los especialistas sostienen que ese fuerte retroceso en los precios de carnes, verduras y pescados se debería a que el INDEC habría contabilizado en su medición los precios acordados con determinadas cadenas de comercialización y no los precios reales que pagaron efectivamente los consumidores.

Otro de los rubros que mostraron una caída de precios fueron los servicios básicos y combustibles para la vivienda, que disminuyeron el 5%.

Las mediciones privadas y de los principales Institutos Provinciales tienen registros muy diferentes con alzas en alimentos y en servicios muy superiores.

El "nuevo" IPC es el que el INDEC pretende validar ahora con el Consejo Académico que revisará las estadísticas de precios desde 1999. Uno de los problemas que apareció con este indicador, es que se redujo la cantidad de variedades de productos relevadas y se limitó aún más la difusión de los índices desagregados por productos.

De ahí que en la información difundida figuran algunos productos, por ejemplo carne vacuna, pero no aparecen las variedades (asado, bifes, carne picada).

En cambio, las provincias sí difunden el precio promedio de muchos productos básicos, como pan francés tipo flauta, pan lacteado, facturas, asado, paleta o cuadril, como hacía el INDEC antes del debut del nuevo IPC.

Si la comparación se extiende a enero de 2007, cuando el área de precios del INDEC fue intervenida, la inflación oficial suma 19,5%, Y las mediciones alternativas oscilan entre el 55 y 65%: una brecha también en torno de 3 veces.

Comentá la nota