Según el PE, no se habría podido pagar el plan del Banco Mundial

Alperovich justificó que no se haya llamado a licitación internacional.
"Esa obra le iba a costar a la Provincia $ 6 millones por mes", aseveró el gobernador, José Alperovich, al justificar su decisión de apartarse del financiamiento ofrecido por el Banco Mundial (BM) para construir y operar un centro de clasificación de la basura y una planta de disposición final de los residuos sólidos urbanos.

Tal como lo adelantó LA GACETA en su edición de ayer, Tucumán y Chubut, las provincias más y menos densamente pobladas, habían sido escogidas en 2004 por la Nación y la entidad financiera para la aplicación de un plan piloto de gestión integral de los desechos. Estas provincias sólo iban a devolver el 20% del crédito, ya que el 80% restante lo pagaría la Nación.

El distrito patagónico se apresta a abrir este viernes los sobres con las ofertas de las empresas interesadas en adjudicar la obra. Sin embargo, ese proceso quedó trunco en 2006 en Tucumán debido a una decisión política del Poder Ejecutivo. El Gobierno argumentó, en aquella ocasión, que los elevados requisitos exigidos por el Banco Mundial a las oferentes terminarían por encarecer la prestación mensual del servicio.

Ese justificativo fue ratificado ayer por el mandatario provincial. "Esa obra le iba a costar a la Provincia $ 6 millones por mes; y la Provincia de Tucumán está en desacuerdo en pagar ese dinero. Porque no es solamente hacer la obra de infraestructura, sino también un convenio con una empresa internacional que te iba a sacar los ojos de la cara y te iba a cobrar $ 6 millones por mes" (sic), afirmó.

Cabe recordar que, a principios de este año, la Legislatura devolvió la responsabilidad en el manejo de los residuos a los municipios, aunque el Poder Ejecutivo controlará la operación y aportará fondos para auxiliar a los intendentes. Alperovich, incluso, elogió esta última resolución. "Nosotros, al hacerlo con recursos propios, nos va a costar menos del 10% y vamos a dar el mismo recurso. O sea, la Provincia no perdió sino que, por razones de costo, de cuidar la plata, no lo quiso hacer (de otro modo)", se excusó el titular del PE.

El gobernador hizo alusión a que la basura del Gran San Miguel de Tucumán será tratada en un predio de 100 hectáreas que el Estado posee en Overa Pozo (Monte Redondo), a unos 38 kilómetros al este de la capital. Ese terreno será cedido en comodato a los municipios para que estos lo administren, bajo la supervisión del Ejecutivo.

Quieren quedarse en Pacará Pintado

Trabajadores de la Cooperativa de Clasificadores Unidos, que separa los residuos en la planta de Pacará Pintado, plantearon ayer la preocupación por su futuro laboral ante el secretario de Medio Ambiente, Alfredo Montalván.

Son alrededor de 180 las personas que clasifican los desechos inorgánicos y orgánicos con el objetivo de vender cartón, vidrio, aluminio y plástico. Frente al anuncio de que la disposición final de la basura se hará en Overa Pozo, entre los trabajadores hay incertidumbre. "Hace 11 años que estamos acá, ya hicimos nuestras casas", dijo Salvador Salamitri, presidente de la cooperativa. La idea del PE es que en Pacará Pintado se haga el proceso de separación de la basura, y que sólo los desechos orgánicos sean llevados a Overa Pozo.

Comentá la nota