Según Godachevich “Para mejorar el tránsito es fundamental que la ciudadanía tome conciencia”

El titular de Inspección General de la Municipalidad de Pergamino asegura que los numerosos operativos de controles que se efectúan diariamente y los demás trabajos que desde el área se realizan ayudan a la calidad del tráfico. No obstante el principal factor para la optimización en la circulación vehicular proviene de los habitantes quienes deben establecer pautas de conductas adecuadas.
Al recorrer las calles es notorio el incremento de motos que circulan por la ciudad. Si bien este tipo de vehículo es uno de los más accesibles para la población de clase media la utilización de las motocicletas se aparejó ciertas dificultades en el tránsito. Esto se debe a que son muchas las facilidades que se instauran en la ciudad para adquirir una moto, además es el primer medio al que un habitante de clase media puede aspirar antes de la compra de un automóvil.

A fin de saber cómo es la situación del tránsito en nuestro medio LA OPINION dialogó con el titular de Inspección General de Tránsito, Daniel Godachevich que brindó información sobre los principales inconvenientes, los operativos y controles que se ejecutan a diario y sobre el estado actual de la circulación vehicular en Pergamino.

-En los últimos días la Cámara de Diputados bonaerenses giró al Senado el proyecto que obliga a las concesionarias a vender en forma conjunta con las motos los respectivos cascos. ¿Esto propiciaría la utilización del casco?

-Yo diría que este proyecto de ley ayudaría a que los motociclistas tengan el casco pero no sé si lo utilizarían porque el tema del uso del casco se ha convertido en problema de falta de conciencia entre la ciudadanía. Cuando la gente viene a sacar el carnet de conducir se le muestra un video en el que se le recomienda usar casco porque es una forma de estar más seguros. A la mayoría de esa población se le efectuaron infracciones y más de una vez. Estos ciudadanos pagan la multa pero siguen sin usar casco. Esto ha pasado a ser una rebeldía porque he escuchado que la gente dice: “A mí no me van a decir lo que tengo que hacer”.

-¿Cómo se trata de concienciar a la gente en este aspecto?

-Estamos haciendo un trabajo en la mayoría de los establecimientos educativos de la ciudad en los diferentes niveles. Apuntamos a concientizar el uso de casco. Héctor Escalera es el inspector que está a cargo de esta formación en los más chicos. El año pasado hicimos 53 clases en diferentes instituciones. Yo creo que se debe comenzar con los pequeños porque el chico muchas veces le transmite al padre lo que él aprende y lo obliga a comportarse bien. Nosotros queremos inculcarles lo que deben hacer pero si los demás miembros de la familia no están comprometidos nuestro trabajo no tiene mucha validez porque la principal escuela de los chicos es la familia y la calle. Para mejorar el tránsito es fundamental que toda la ciudadanía tome conciencia.

-¿Se establece una diferenciación entre los horarios en que se usa el casco?

-Tenemos tres horarios con relación al uso del casco. Primero, entre las 7 y las 8 de la mañana que es cuando la gente va a trabajar, en esta franja horaria es muy escaso el uso del casco. En cambio durante el día la gente utiliza un poco más este tipo de protección, alrededor de un 60% de la población utiliza el casco. Por las noches no se utiliza protección para circular en motos. Esto ocurre mayoritariamente en verano.

-¿Cuántos operativos diarios se hacen?

-Estamos haciendo, como mínimo alrededor de cinco operativos por día. Estos son los denominados “sorpresa” y nuestro personal lo lleva a cabo en diferentes horarios y zonas de la ciudad. Vamos rotando para que en todos lados esté la presencia de los inspectores. Arrancamos a la mañana temprano y terminamos a la madrugada porque en esta época es mucha la gente que circula en las calles.

-¿Qué es lo que se le solicita al conductor?

-Primeramente se le pide la utilización del casco, aunque hay que establecer una diferencia las multas son distintas de acuerdo con dos variables: la no utilización del casco (el que lo lleva pero no en su cabeza) y la falta del mismo (quien directamente no lleva). Al que se lo detiene se le pide el carnet de conducir, la documentación de la moto, la tarjeta verde y la chapa patente. Antes de realizar los operativos hacíamos alrededor de 500 carnets por mes. Actualmente esa cifra fue duplicada. Esto nos satisface porque consideramos que la gente en algún punto toma conciencia.

-¿Por qué no se intensifican los controles durante los fines de semana?

-Los viernes a las 22:00 tenemos un operativo en la avenida. Los sábados y domingos hacemos operativos en el radio céntrico con la Policía Distrital pero en diferentes puntos del mismo. Siempre existen quienes se resisten por eso tenemos hechas numerosas denuncias en la fiscalía por resistencia a la autoridad.

-Además de la no utilización del casco ¿cuál es la otra problemática con la que se encuentran cuando ejecutan los operativos?

-En el presente tenemos alrededor de 1.500 motos incautadas. Ninguna de ellas tiene la documentación correspondiente. Hoy en día es muy accesible tener una moto de un comercio pero, a pesar de que todos los concesionarios tienen la obligación de que la moto sea retirada con el inicio de la transferencia, la mayoría de los locales no la entregan con la documentación correspondiente.

La moto es retenida porque no está patentada y si sumamos el costo de la multa, alrededor de 500 pesos, y el precio de los papeles da una suma de dinero importante que la gente no puede o no quiere pagar. Tenemos casos en que la concesionaria que hizo la venta vino a retirar las motos. Muchos de los locales que comercializan motos generan una demora en la entrega de papeles a fin de asegurarse el pago total de la moto que el comprador supuestamente abona en cuotas.

En lo que va de mi gestión hemos recuperado muchísimas motos robadas.

-¿Está saturada la capacidad que tienen en Inspección General para retener motos?

-Ya tenemos la mayoría de las jaulas en donde ubicamos las motos completas. Hay un proyecto del senador Carlos Ferreyra que está orientado al destino de esos vehículos. Se busca compactar las motos decomisadas. Tenemos 6 jaulas y hay una gran cantidad de motos que están apiladas en dos galpones de la fiscalía que están en cercanía del Cementerio. A través del proyecto del funcionario las motos que son incautadas no volverían a circular en las calles. Antes las motos que se veían en las jaulas eran las de baja cilindradas. Ahora tenemos motos prácticamente nuevas. El problema del espacio también lo sufrimos con los caños de escape.

¿Qué novedad se tiene de la normativa que permite llevar un pasajero en las motos y que éste sea mayor de 12 años?

-La ley ya se oficializó. En Pergamino se comenzará a aplicar en las próximas semanas. La sanción para los que no cumplan con la ley será el retiro del carnet de conducir, además se le otorga un permiso especial para que la persona en infracción pueda circular por treinta días que es el tiempo que tiene para abonar la multa que se labra. Si no llega a cumplir con lo establecido el infractor debe volver a realizar los trámites que corresponden para obtener un nuevo carnet. En estos días estamos analizando cómo se va a implementar esta nueva normativa pero ya incluiremos este factor en los controles diarios por eso insto a la población a que sea precavida en este sentido. Esto va a aparejar un problema porque los controles se intensificarán justo en el inicio del ciclo lectivo.

-¿Con relación a los automóviles los conductores utilizan el cinturón de seguridad?

-Esto no se cumple porque como en Pergamino son muy chicas las distancias que se transitan por lo general los automovilistas no hacen uso del cinto de seguridad aunque esto sea una obligación. En este sentido es importante aclarar que en este último tiempo se percibe una suba en la cantidad de autos que cometen infracciones.

-Al igual que con las motos cuál es el motivo de las mayorías de las infracciones?

-Mucha cantidad de gente ha dejado de pagar el seguro de su vehículo porque cuando detenemos a un automovilista además de las condiciones mínimas para circular (uso del cinturón de seguridad, carnet de conducir, tarjeta verde) se obliga al conductor a que presente la póliza de seguro pero no que el último mes esté pago. Por eso la responsabilidad recae en las empresas aseguradores y en el usuario. En mi opinión esto no es favorable porque el ciudadano adquiere un seguro paga los dos primeros meses y luego deja de abonar y frente a esto se genera una desprotección generalizada entre los conductores. En este momento tenemos retenidos más de cien autos por falta de documentación.

-Con relación a los controles de alcoholemia ¿Se efectúan trabajos en este sentido?

-En este caso tenemos un aliciente porque cuando hace un año atrás empezamos a usar el alcoholímetro de 50 casos en promedio 15 eran positivos, en cambio ahora de la misma muestra retenemos no más de 3 autos. Yo creo que la conciencia de la gente en este aspecto ha cambiado muchísimo porque sabe que consumir bebidas alcohólicas produce un debilitamiento en los reflejos.

-¿Están por iniciar un control junto a los miembros de la Dirección de Juventud?

-Este proyecto ya está organizado sólo falta que llegue un subsidio para comprar el alcoholímetro pero en pocos días lo pondremos en práctica. Es importante la ejecución de los controles junto a otras entidades y fuerzas de seguridad. Por eso quiero hacer hincapié en la realización del trabajo en conjunto que hacemos diariamente.

Comentá la nota