Según el Gobierno, el sistema sanitario está en emergencia

En Salud reclaman la ayuda de la Legislatura. Este año hubo gripe, incendios y cirugías postergadas
El Gobierno provincial considera que el sistema sanitario está en "emergencia" y pediría, al comenzar 2010, que la Legislatura declare formalmente esta situación, cuestión que le fue negada al Ejecutivo al iniciar la gestión del gobernador, Celso Jaque.

La situación del sistema sanitario ha sido una de las cuestiones que más ha erosionado la desgastada imagen del Gobierno de Mendoza y, justamente ha sido éste área, uno de los que ha debido afrontar más dificultades a lo largo de la actual gestión, en especial durante este año.

Para el Ejecutivo, 2008 en materia de Salud no fue tan agobiante, en especial porque el déficit que dejó el apretado presupuesto que se dispuso durante aquel año fue subsanado con partidas surgidas de la recaudación excedente.

Pero como este año la situación fue distinta, y el Gobierno no tuvo la liquidez monetaria de la que gozó durante 2008, la falta de dinero para el funcionamiento de los hospitales y centros de salud provinciales se hizo indisimulable.

"Estamos en emergencia, pero cuando le pedimos ayuda a la Legislatura para generar una política de Estado que permita subsanar el inconveniente en el largo plazo nos dieron la espalda", aseguró hace algunos días el Ministro de Salud, Sergio Saracco.

Esta situación, según el funcionario, está generada por la sistemática falta de inversión de las últimas décadas, que ha provocado que hoy los hospitales tengan severos problemas de infraestructura, personal e insumos.

Uno de los ejemplos de esta falta de previsión son las habilitaciones de los hospitales, ausentes en la mayoría de los efectores. De los 22 que funcionan en todo el territorio mendocino, sólo 2 cuentan con el permiso oficial para funcionar como efectores sanitarios. En tanto, de los 325 centros de salud, sólo 25 cumplen con todas las disposiciones de la ley 5.532, que fue sancionada y reglamentada en 1992.

El Gobierno asegura que es necesario no sólo contar con más presupuesto (cuestión que podría obtenerse tras la suspensión de la Ley de Responsabilidad Fiscal), sino que debe hacerse una reingeniería que permita sacar provecho del dinero que se dispone.

Durante 2010, Salud deberá afrontar, además de las situaciones normales de cada año, un nuevo invierno con casos de gripe A y un verano con probables contagios de dengue, aunque por estos días el mayor dolor de cabeza del Ejecutivo no está provocado por virus o mosquitos, sino por el ya feroz enfrentamiento con los sindicatos del sector, en especial con ATE.

Este sindicato, junto al que nuclea a los profesionales de la salud (Ampros), han realizado una serie de asambleas y reclamos que, según el Gobierno, han entorpecido, en gran medida, la labor en los efectores sanitarios e inclusive "se han debido cancelar cirugías", aseguró Saracco. También según el Gobierno, ATE podría haber estado implicado en el incendio que obligó a evacuar el Hospital Notti hace dos semanas.

El año que viene el Ejecutivo deberá afrontar nuevamente un año muy complicado para el Ministerio de Salud. Hacienda estipula un crecimiento del Presupuesto cercano al 10%, una cifra sustancialmente inferior al aumento que en la cartera de Saracco consideran necesario para afrontar los gastos del próximo año.

"Cada vez hay más servicios y tecnología, por lo que los costos del salud suben permanentemente y más que en el resto de las áreas", repiten una y otra vez en el ministerio de Saracco, donde esperan que 2010 sea mucho menos complicado que este año.

Comentá la nota