Según la Federal, es normal la demora para los pasaportes

La División Prensa de la Policía Federal Argentina negó ayer en un comunicado que existan problemas para tramitar los pasaportes en las oficinas de Azopardo 620. Intentó responder así a una nota publicada ayer por LA NACION, que no se refirió a problemas en el trámite inicial sino a que crecen las demoras para la entrega de esos documentos, en vísperas del período de vacaciones.
Fueron los propios empleados de la División Documentos y Certificados de la Policía Federal los que admitieron a LA NACION que "hay fallas en el sistema" y que quienes acuden a renovar u obtener un pasaporte nuevo reciben la indicación de que la entrega del documento se concretará un plazo "de entre 35 y 40 días hábiles o más". Hasta el mes pasado la espera era menor.

Los problemas comenzaron luego de que, a principios de este mes, venció el contrato con la empresa Ciccone Calcográfica para la confección de pasaportes y cédulas. Los documentos empezaron entonces a ser fabricados por el Estado en la Casa de Moneda. "Desde el cambio, no hemos visto ni un solo pasaporte nuevo", dijo una empleada que prefirió no identificarse.

Estos días son los primeros de la transición, por lo cual aún no es posible saber si los pasaportes se entregarán en el plazo de 40 días hábiles. La incertidumbre se advierte en el testimonio de los solicitantes del pasaporte, que se retiran el centro de documentación preocupados por la demora que puede sufrir el trámite y que podría alterar los planes para las vacaciones de verano.

"Los trámites de pasaporte y cédula de identidad expedidos por la Policía Federal se llevan a cabo en forma normal", destacó ayer la fuerza de seguridad en un comunicado. En la nota de LA NACION publicada ayer, voceros del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación ya habían respondido que no existía ninguna "falla en el sistema".

Comentá la nota